LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

¿Para quién soy yo?: Jornada de Oración por las Vocaciones Nativas

1500x1000-980x653

El próximo domingo se celebra la Jornada de Oración por las vocaciones nativas, una oportunidad para rezar y apoyar a las vocaciones de aquí y de allí. La pregunta del Papa Francisco, “¿Para quién soy yo?”, es el lema de este año.

Para poder celebrar esta jornada, se ha habilitado una página web dinámica, con testimonios cercanos de quienes han respondido a la pregunta existencial del Papa, que es la pregunta que todo seguidor de Cristo debería hacerse.

En http://paraquiensoy.com/, se encontrarán los vídeo testimonios de mujeres y hombres que saben para “quién” son, además del mensaje del Papa para esta jornada, materiales diversos y, también, cómo colaborar con las vocaciones de los países de misión.

El Papa Francisco en su exhortación apostólica Christus vivit, tras el sínodo dedicado a los jóvenes, era claro, al plantear la pregunta: “Muchas veces, en la vida, perdemos tiempo preguntándonos: ‘Pero, ¿quién soy yo?’. Y tú puedes preguntarte quién eres y pasar toda una vida buscando quién eres. Pero pregúntate: ‘¿Para quién soy yo?’. Eres para Dios, sin duda. Pero Él quiso que seas también para los demás, y puso en ti muchas cualidades, inclinaciones, dones y carismas que no son para ti, sino para otros”.

http://


Deja un comentario

Día internacional de la Tierra

49343077_2003045456442019_4385466444519833600_n (2)

Marina Tomarro – Noticias del Vaticano ]

Según la Organización Meteorológica Mundial, la década 2011-2020 será recordada como la más calurosa de la historia, con los seis años más cálidos desde 2015. De hecho, el calor de los mares está en niveles récord y más del 80% del océano global experimentó una ola de calor marino durante 2020, con repercusiones generalizadas para los ecosistemas marinos, que ya sufren de aguas más ácidas por la absorción de dióxido de carbono. Estos son algunos datos contenidos en el informe final sobre el Estado del Clima Global en 2020, presentado ayer, en rueda de prensa conjunta del Secretario General de Naciones Unidas Antonio Guterres y el Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial (OMM) Petteri. Taalas, en la versión actualizada, tras la provisional publicada el pasado mes de diciembre. El informe,

Covid y el medio ambiente

“Este informe no hace más que certificar que seguimos en el camino equivocado -explica Andrea Masullo, directora científica de la Asociación Greenaccord- desde hace algunos años las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, que es el elemento impulsor del cambio climático Superó con creces las 400 partes por millón y recordamos que hace treinta años eran trescientas cincuenta y cinco. De ahí que se haya producido una gran aceleración de este fenómeno. Evidentemente, la ralentización de las actividades económicas y la consiguiente reducción del uso de combustibles fósiles durante esta trágica pandemia no fue suficiente, incluso los objetivos europeos, aunque ambiciosos, son insuficientes ”.

crise_ecologia

Cambiar modelos de desarrollo

De hecho, el informe subraya cómo, a pesar del bloqueo debido al Covid-19, las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero han seguido aumentando, comprometiendo al planeta a un calentamiento adicional durante muchas generaciones debido a la larga duración del CO2 en la atmósfera. “Cuando la economía mundial se reanude – continúa Masullo – si no cambiamos de dirección, pronto nos encontraremos en una situación peor que la que dejamos. Si no ponemos el bienestar humano en el centro, cambiando los objetivos del modelo de desarrollo y las fuentes de energía, solo corremos el riesgo de agravar aún más e irreparablemente una situación ya muy grave ”.

La contribución de los gobiernos

El aporte de los gobiernos también se vuelve fundamental, para que contribuyan al logro de la meta cero emisiones para 2050. “Los gobiernos – subraya el director científico de Greenaccord – deben revisar globalmente las estrategias de desarrollo, los modos de transporte, el uso de la energía, evitando un sistema consumista , porque significa utilizar todos los recursos de forma destructiva, hasta que ya no estén disponibles. Siguiendo el ejemplo también de las repetidas invitaciones del Papa Francisco y de las indicaciones contenidas en Laudato si, debemos pasar a una economía circular dentro de los ciclos naturales y a los recursos renovables para que todo sea reutilizable. Este es el gran desafío: intentar injertar fuentes renovables en un sistema basado en el consumo, volviendo a poner el bienestar humano en el centro de la acción económica y no el consumo de bienes y el enriquecimiento personal que no tiene en cuenta el daño porque no calcula”.

Oración del día de la Tierra


Deja un comentario

Biblioteca Misionera: ” Nuevos Horizontes para la Misión”

71A7VIzejGL

A lo largo de la historia han sido muchos los hombres y mujeres que se han lanzado a anunciar el evangelio por todo el mundo. Partieron con ilusión de lugares de larga tradición católica queriendo llevar a otras muchas gentes la fe en Jesucristo y se toparon con ricas culturas en las que resonaban con fuerza la compasión, la dignidad humana, la sabiduría y el respeto de lo divino. su experiencia de fe se hizo más profunda, una aventura en la que han recorrido los caminos de encarnación, en su vaciamiento e identificación, tan propios del seguidor de Jesús.

El objetivo de este libro es traernos las voces de comunidades cristianas que trabajan por la vida digna y la justicia en distintos lugares del mundo y que han sido interpretadas por una selección de teólogos que nos acercan su vivencia de fe.


Deja un comentario

3º Domingo de Pascua (B). 18 de abril de 2021

Lucas 24,35-48
 
En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: “Paz a vosotros.” Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: “¿Por qué os alarmáis?, ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.” Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: “¿Tenéis ahí algo de comer?” Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: “Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.” Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: “Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.”

COMPAÑERO DE CAMINO

Hay muchas maneras de obstaculizar la verdadera fe. Está la actitud del «fanático», que se agarra a un conjunto de creencias sin dejarse interrogar nunca por Dios y sin escuchar jamás a nadie que pueda cuestionar su posición. La suya es una fe cerrada donde falta acogida y escucha del Misterio, y donde sobra arrogancia. Esta fe no libera de la rigidez mental ni ayuda a crecer, pues no se alimenta del verdadero Dios.

Está también la posición del «escéptico», que no busca ni se interroga, pues ya no espera nada de Dios, ni de la vida, ni de sí mismo. La suya es una fe triste y apagada. Falta en ella el dinamismo de la confianza. Nada merece la pena. Todo se reduce a seguir viviendo sin más.

Está además la postura del «indiferente», que ya no se interesa ni por el sentido de la vida ni por el misterio de la muerte. Su vida es pragmatismo. Solo le interesa lo que puede proporcionarle seguridad, dinero o bienestar. Dios le dice cada vez menos. En realidad, ¿para qué puede servir creer en él?

Está también el que se siente «propietario de la fe», como si esta consistiera en un «capital» recibido en el bautismo y que está ahí, no se sabe muy bien dónde, sin que uno tenga que preocuparse de más. Esta fe no es fuente de vida, sino «herencia» o «costumbre» recibida de otros. Uno podría desprenderse de ella sin apenas echarla en falta.

Está además la «fe infantil» de quienes no creen en Dios, sino en aquellos que hablan de él. Nunca han tenido la experiencia de dialogar sinceramente con Dios, de buscar su rostro o de abandonarse a su misterio. Les basta con creer en la jerarquía o confiar en «los que saben de esas cosas». Su fe no es experiencia personal. Hablan de Dios «de oídas».

En todas estas actitudes falta lo más esencial de la fe cristiana: el encuentro personal con Cristo. La experiencia de caminar por la vida acompañados por alguien vivo con quien podemos contar y a quien nos podemos confiar. Solo él nos puede hacer vivir, amar y esperar a pesar de nuestros errores, fracasos y pecados.

Según el relato evangélico, los discípulos de Emaús contaban «lo que les había acontecido en el camino». Caminaban tristes y desesperanzados, pero algo nuevo se despertó en ellos al encontrarse con un Cristo cercano y lleno de vida. La verdadera fe siempre nace del encuentro personal con Jesús como «compañero de camino».

José Antonio Pagola

http://


Deja un comentario

NOMINAN AL PREMIO NOBEL DE LA PAZ al P. Pedro Opeka, misionero argentino en África

156026719_1867174953438096_9017333533056509782_n

El sacerdote argentino y misionero católico, P. Pedro Opeka, conocido por su servicio a los más pobres en Madagascar, ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz de este año. El primer ministro de Eslovenia, Janez Janša, anunció la nominación del P. Opeka para el Premio Nobel de la Paz 2021 por su dedicación a “ayudar a las personas que viven en condiciones de vida espantosas”.

El P. Opeka, de 72 años, es un sacerdote vicentino que ha trabajado con los pobres en Madagascar durante más de tres décadas. Fundó la asociación humanitaria Akamasoa (“buen amigo”) en 1989 como un “movimiento de solidaridad para ayudar a los más pobres de los pobres” que viven en los basureros.La asociación ha proporcionado cuatro mil casas de material noble a personas y familias sin hogar y ha ayudado a educar a 13 mil niños y jóvenes desde su creación. El Papa Francisco visitó la “Ciudad de la Amistad” de Akamasoa, que fue construida sobre un vertedero de basura en las afueras de la capital, Antananarivo, durante su visita apostólica a Madagascar en septiembre de 2019. El Santo Padre agradeció la labor del sacerdote en favor de alrededor de 25 mil personas y pidió a los jóvenes que ayudan a la asociación a no bajar “nunca los brazos ante los efectos nefastos de la pobreza, ni jamás sucumban a las tentaciones del camino fácil o del encerrarse en ustedes mismo”. Durante la visita, el Pontífice también recordó que el P. Opeka fue alumno suyo en la Facultad de Teología y agradeció al sacerdote y sus colaboradores “por su testimonio profético y su testimonio generador de esperanza”.

Pedro Pablo Opeka nació en Buenos Aires (Argentina), en 1948. Sus padres eran refugiados de Eslovenia que emigraron tras el inicio del régimen comunista en Yugoslavia. A los 18 años ingresó al seminario de la Congregación para la Misión de San Vicente de Paúl en San Miguel (Argentina). Dos años más tarde viajó a Europa para estudiar Filosofía en Eslovenia y Teología en Francia. Luego pasó dos años como misionero en Madagascar. En 1975 fue ordenado sacerdote en la Basílica de Luján y en 1976 regresó a Madagascar, donde permanece hasta el día de hoy. Al ver la pobreza desesperada en la ciudad capital de Antananarivo, especialmente en los vertederos de basura, donde la gente vive en cajas de cartón y los niños compiten con los cerdos por la comida, decidió hacer algo por los pobres. Con ayuda enviada del extranjero y el trabajo de la gente de Madagascar, fundó aldeas, escuelas, bancos de alimentos, pequeños negocios e incluso un hospital para atender a los pobres a través de la asociación Akamasoa.

Madagascar es uno de los países más pobres del mundo y durante la pandemia de coronavirus el P. Opeka ha trabajado para ayudar a las familias que han caído aún más en la pobreza como consecuencia de las medidas preventivas para evitar los contagios de COVID-19.“La situación es difícil para las familias, para los pobres que tienen muchos hijos. No tenemos arroz. No tenemos agua. Necesitamos agua y jabón”, dijo el sacerdote a Radio Vaticano en abril de 2020.Esta no es la primera vez que el P. Opeka ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz. Los representantes del Parlamento esloveno también nominaron al sacerdote en 2012.