LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

La Familia Comboniana unida contra el coronavirus

La inesperada propagación del coronavirus también nos ha afectado a la Familia Comboniana, como no podría ser de otro modo. Vivimos una situación sin precedentes e inesperada que nos ha dejado perplejos y ha trastornado nuestros planes. Este año vivimos la Cuaresma en un modo muy especial, pero el Señor nos acompaña en esta desconocida realidad para la cual nadie estaba preparado. Sin embargo, en la debilidad, en la confusión, en el miedo, Cristo se manifiesta en la Cruz, sufre y muere por toda la humanidad: “por tus llagas hemos sido curados” (1 P 2, 24).

En este límite impuesto, estamos llamados a vivir nuestra misión: sobre todo compartiendo la vida de nuestros pueblos en solidaridad con la realidad que viven como signo de esperanza. En segundo lugar, aunque no podamos tener, en algunas partes del mundo, las normales celebraciones litúrgicas y oraciones con la gente, podemos intensificar nuestra vida de oración personal y comunitaria buscando a Dios que nos habla desde lo profundo.

Este virus ha derrumbado las barreras y confines entre pueblos y naciones. Toda la humanidad se siente unida en la misma lucha por detenerlo. Aún así es un momento para descubrir nuestra vulnerabilidad. Más allá de nuestras culturas y nacionalidades, somos todos hermanos y hermanas de una única familia humana peregrina con un destino común. Por esto sentimos que, como Familia Comboniana, hoy más que nunca, estamos llamados a vivir más unidos, orando los unos por las otras, con una mirada atenta a lo que sucede en todo el mundo porque es parte de nuestro carisma. Ante la impotencia de no poder ayudar en este momento a quien tiene necesidad, recordamos las palabras de San Daniel Comboni: “La omnipotencia de la oración es nuestra fuerza” (E 1969).ç

Que esta crisis nos ayude a reconocer lo que es esencial en nuestra vida y a ponernos en las manos de Dios.


Deja un comentario

Verano 2020: Experiencia Misionera en Uganda

¿Te preguntas cómo es la misión en otras realidades? ¿Te sientes llamado a sentirla en tu propia vida?
Este verano puedes vivir una experiencia de misión en Uganda junto a otros jóvenes con tus mismas inquietudes.
🌍🤝👣
No dudes en escribirnos para pedir más información o preguntar cualquier duda.


Deja un comentario

Solidaridad en el Sacromonte

La festividad de San Cecilio en Granada ofrece una magnífica ocasión para crecer en comunión como Familia Comboniana en Andalucía, ser solidarios y divertirse juntos.

El pasado 2 de febrero se celebró en Granada la fiesta de San Cecilio, su santo patrón. Esta festividad tiene lugar el primer domingo de febrero para  hacer memoria de que, según la tradición, en 1599 la ciudad andaluza fue liberada de la peste gracias a la invocación a San Cecilio. Tradicionalmente los granadinos celebran esta fecha con una popular romería hasta la Abadía del Sacromonte, llena de música, alegría, bailes de sevillanas y buenos manjares entre los que nunca faltan las riquísimas tortas saladillas que los granadinos denominan «salaíllas».

Desde hace bastantes años los miembros de la Familia Comboniana en Andalucía aprovechan esta ocasión para organizar un chiringito con el objetivo de recaudar fondos para un proyecto solidario en alguna comunidad comboniana de África. Este año 2020, el dinero que se recaudó será destinado a un proyecto de jóvenes en la República Centroafricana. Allí se juntan laicos misioneros combonianos, misioneras combonianas, misioneros combonianos y algún que otro simpatizante para trabajar de lo lindo pero también para divertirse juntos con la satisfacción de estar apoyando una buena causa.
Granada, fiesta de San Cecilio
Antes del día señalado hubo encuentros de preparación, elaboración de presupuestos e ir a hacer las compras. Después vino la instalación del chiringito, el trabajo de cocina y de venta. Se vendieron salaíllas, refrescos, vino y cerveza, raciones de paella, embutidos, carne en salsa, morcilla asada, lomo y chorizo a la plancha. Todo preparado en el mismo lugar por improvisados cocineros que dieron lo mejor de sí para servir las raciones bien calentitas y sabrosas.
Después de la caminata en subida hasta la Abadía de Sacromonte, muchas personas se acercaron a comer y a beber para reponer fuerzas. Fue también ocasión para reencontrar amigos, hacer nuevas amistades y regarlo todo con simpáticas conversaciones.
Familia Comboniana en Andalucía
Al final de la jornada, al hacer las cuentas, hasta las mejores expectativas se quedaron pequeñas. Tras descontar gastos, se alcanzó una recaudación récord de 4.505 euros limpios que viajarán a la República Centroafricana para ayudar a los jóvenes del proyecto «Cultura por la paz».
Enhorabuena a todos por esta divertida y solidaria iniciativa.


Deja un comentario

2020 año de la Ministerialidad

El Magisterio del Papa Francisco insiste en la visión de una Iglesia ministerial, es decir, una Iglesia fraterna, impregnada del “olor a oveja”, sinodal, colaboradora y que dé testimonio de la alegría del Evangelio a través del anuncio, el estilo de vida y el servicio. Una Iglesia que emprende un camino de conversión y que va más allá del clericalismo y del cómodo criterio pastoral del “siempre se ha hecho así” (EG 33). El XVIII Capítulo General aceptó esta orientación de la Iglesia universal y la hizo suya, esperando un camino de regeneración y recalificación de nuestro compromiso misionero en el sentido de los ministerios (AC ’15, 21-26; 44-46).

CARTA DE PRESENTACIÓN DEL AÑO DE PROFUNDIZACIÓN
SOBRE EL TEMA DE LA MINISTERIALIDAD

Leyendo lo que he escrito, podéis entender mi conocimiento del Misterio de Cristo. Misterio que en generaciones pasadas no fue dado a conocer a los hombres como ha sido revelado ahora a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu: que los gentiles sois coherederos, miembros del mismo Cuerpo y participes de la misma Promesa en Cristo Jesús, por medio del Evangelio, del cual he llegado a ser ministro conforme al don de la gracia de Dios, a mi concedida por la fuerza de su poder”
(Ef 3, 4-7).

— /// —

La razón por la que él… debe ser considerado como un individuo anónimo en una serie de trabajadores, los cuales han de esperar resultados no tanto de su labor personal como de una acumulación y continuación de trabajos misteriosamente manejados y utilizados por la Providencia
(Escritos 2889).

Trabajo en equipo

¡Queridos hermanos, saludos y deseos de una Santa Navidad y Feliz comienzo del nuevo año 2020!

Como todos sabemos, la exhortación apostólica Evangelii gaudium ha puesto de relieve el cambio de época de nuestro tiempo y la necesidad de una profunda renovación en la Iglesia, para vivir el Evangelio con alegría y ser fieles a la propia vocación de discípulos-misioneros de Jesús. Con esta visión renovada de la Iglesia, una Iglesia “en salida” sigue surgiendo cada vez más, en la cual la misión es un paradigma de su ser y de su hacer, escuchando al Espíritu a través del grito de la humanidad sufriente, de los pobres y de la Creación. El Magisterio del Papa Francisco insiste en la visión de una Iglesia ministerial, es decir, una Iglesia fraterna, impregnada del “olor a oveja”, sinodal, colaboradora y que dé testimonio de la alegría del Evangelio a través del anuncio, el estilo de vida y el servicio. Una Iglesia que emprende un camino de conversión y que va más allá del clericalismo y del cómodo criterio pastoral del “siempre se ha hecho así” (EG 33).

El XVIII Capítulo General aceptó esta orientación de la Iglesia universal y la hizo suya, esperando un camino de regeneración y recalificación de nuestro compromiso misionero en el sentido de los ministerios (AC ’15, 21-26; 44-46). El Espíritu nos llama a soñar y a convertirnos, como misioneros “en salida”, que viven el Evangelio compartiendo la alegría y la misericordia, cooperando en el crecimiento del Reino, a partir de la escucha de Dios, de Comboni y de la humanidad. Un sueño que es el sueño de Dios, que nos lleva a osar, a pesar de nuestra pequeñez, a ser conscientes de que no estamos aislados, sino miembros de una Iglesia ministerial. Estamos llamados a evangelizar como comunidad, en comunión y colaboración con toda la Iglesia, para promover junto con los pobres la globalización de la fraternidad y de la ternura. Todo ello se traduce en opciones de reducción y recalificación de compromisos, desarrollo de servicios pastorales específicos, saliendo hacia grupos humanos marginados o en situaciones límite.

Para ayudarnos a crecer en este camino, la Guía para la realización del XVIII Capítulo General ha reservado el año 2020 para la reflexión sobre el tema de la ministerialidad. Queremos proponer una acción-reflexión, es decir, un enfoque que parte de la experiencia, que reflexione críticamente sobre su potencial transformador y sus aspectos críticos, para discernir nuevas líneas de acción.

Así lo hacía el mismo Comboni: llegó al Plan para la regeneración de África con África a partir de la experiencia directa de la misión, de estudios de profundización y de comparación con otras experiencias, encontrando en el estilo ministerial la respuesta al desafío “imposible” de la evangelización de África. Su Plan refleja una comprensión sistémica del enfoque ministerial: un trabajo colectivo y “universal”, que crea redes de colaboración que reúnen a todas las fuerzas eclesiales, reconociendo cada una su especificidad y originalidad. Una obra que da vida a una pluralidad de servicios, en respuesta a las necesidades humanas y sociales, para las cuales prepara científicamente a los ministros ad hoc, y que prevé el establecimiento de comunidades misioneras sostenibles desde el punto de vista ministerial, socioeconómico y social. Como nos recuerdan también Benedicto XVI y Francisco, la Iglesia crece por atracción, no por proselitismo.

Por lo tanto, nuestra reflexión sobre la ministerialidad requiere ponerse a la escucha del Espíritu, la fuerza motriz y protagonista de los ministerios en la Iglesia discipular-misionera. Nos proponemos profundizar este tema en relación con nuestra vida misionera y experiencia ministerial, personal y comunitaria, compartiendo, principalmente, dos subsidios:

1.         Insertos en la Familia Comboniana;

2.         Un ágil subsidio de fichas que facilitará el intercambio, la profundización, la reflexión y el discernimiento a nivel comunitario.

Os invitamos a aprovechar de estas herramientas para un camino de formación permanente a nivel personal y comunitario, facilitado por un guía escogido dentro de cada comunidad, que podrá hacer uso de exhaustivos apuntes de facilitación proporcionados con el subsidio.

El Sínodo para la Amazonía, celebrado recientemente, también subrayó la urgente necesidad de la conversión pastoral en la Iglesia: el crecimiento en la ministerialidad es una clave fundamental para este camino. Por lo tanto, tenemos una gran oportunidad de crecimiento y renovación, y depende de cada uno de nosotros y de cada comunidad atesorarla. Pero también es un camino que no hacemos solos, sino en comunión con la Iglesia. Por el contrario, deseamos que nuestro compromiso de ponernos en este camino de renovación misionero-ministerial pueda ser un estímulo y un apoyo -en una dinámica de mayéutica recíproca- a la Iglesia local en la que vivimos: no sólo será un camino de formación permanente, sino también de misión/animación misionera.

En el 2020 tendremos también un evento especial, a nivel de la Familia Comboniana, sobre la ministerialidad social, que tendrá lugar en Roma del 18 al 22 de julio. Este foro es parte de un camino más amplio que estamos tomando como Familia Comboniana, que también incluye un mapa de todas las experiencias de ministerio social de la Familia Comboniana. Nos gustaría llegar a construir sinergias, desarrollar una visión y un lenguaje compartidos, crear redes y construir movimientos de transformación evangélica de la realidad social. A medio plazo, este camino nos ayudará a desarrollar actividades pastorales específicas de manera participativa, tal como lo solicitó el Capítulo de 2015. Necesitamos vuestra participación entusiasta en este proceso, que cuanto más inclusivo, será más rico y significativo.

Finalmente, en apoyo a la dimensión de JPIC (Justicia, Paz e Integridad de la Creación), eje transversal de los ministerios misioneros, nos complace presentar dos herramientas prácticas que se publicarán en 2020:

El subsidio para la formación básica y permanente comboniana sobre los valores de JPIC.

El segundo volumen sobre la JPIC de la Familia Comboniana, editado por el P. Fernando Zolli y el P. Daniele Moschetti, que sigue al volumen Sed el cambio que queréis ver en el mundo.

Que San Daniel Comboni interceda por nosotros: que nos haga “santos y capaces” de hacer fructificar el don de la ministerialidad.

El Consejo General
El Secretariado General de la Misión