LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

Desde la mitad del mundo

En este día en el que celebramos la Jornada Mundial de las Vocaciones, compartimos con todos vosotros el testimonio de Lucía desde el noviciado de las misioneras combonianas en Quito (Ecuador).

Gracias, Lucía por contagiarnos tu amor y pasión por la misión.

Queridos amigos/as, familia y familia extensa que me ha regalado Dios, ¡Feliz Pascua de Resurrección!

Como ya sabéis algunos (otros quizá todavía no) estoy en el primer año de noviciado de las Religiosas Misioneras Combonianas, en Quito, donde entré oficialmente en el mes de septiembre de 2017. Aquí estaré, si Dios lo quiere (y yo también) hasta septiembre de 2019 más o menos, que es cuando realizaría los votos de consagración al Señor para la misión ad-gentes, dentro de esta Congregación. 

Tengo muchas cosas en mi corazón que quisiera compartir con ustedes, pero voy a detenerme en la reciente experiencia de Semana Santa que viví en la zona noreste del Ecuador, concretamente en un pueblo llamado Sta. Elena. En este pueblo no es común la presencia del sacerdote y solo hay una catequista comprometida, las familias en su mayoría viven del cuidado de grandes fincas y ganado de vacas (un trabajo muy precario y exigente), es una zona rodeada de bellas montañas verdes, clima tropical y algunos mosquitos. Esta ha sido la primera experiencia “misionera” desde que llegué a Ecuador ya que tenemos todos los contenidos de formación en la capital, así como nuestros apostolados.

Habiendo ya regresado de mi experiencia me doy cuenta de nuevo, de lo extensa y grande que es la mies… y sí, los obreros son pocos. Por eso quiero hacer un llamamiento que me surge desde lo profundo: Se necesitan misioneros/as…

– que sean la Iglesia abierta: En el momento que llegamos a Sta. Elena la iglesia que solía permanecer  cerrada, se abrió. Cada mañana, la hermana Elvira se ocupaba de que antes de la oración de laudes, la puerta de la iglesia, bien temprano, se abriera. Se necesitan misioneros que quieran una iglesia abierta que invite a entrar, que atraiga al encuentro de quien en ella mora.

– que sean la Iglesia que se embarra: En las visitas a las casas me di cuenta que hace falta que estemos dispuestos/as a meternos de lleno en la realidad a la que somos enviados/as, sin miedo a perder el lustre de nuestros zapatos. Que soportemos el temporal de un anuncio que no es acogido y acojamos el barro del sufrimiento y el dolor de un pueblo que lucha por el pan de cada día con su sudor y no encuentra en la Iglesia una respuesta a su clamor.

– que apoyen la Iglesia de las mujeres: ¿Quién sostiene la fe en lugares donde no llega el sacerdote ni hay labor pastoral? Las mujeres, que sin mucha teoría se ponen al servicio del Evangelio con lo que tienen y lo que son.

– que sean la Iglesia de los jóvenes y de los niños: En este tiempo en Sta. Elena nos encontramos con muchos niños y jóvenes sedientos de Dios y de conocerle mejor. ¡Cuánto se necesitan misioneros que jueguen! Que se acerquen sin prejuicios a los jóvenes de la cancha, que crean en ellos y les hagan entender que tienen un papel decisivo en la construcción de su comunidad

 – que sean la Iglesia exploradora de la Resurrección: En medio de tanto dolor de familias rotas, explotación laboral, drogadicción, apropiación de tierras, destrucción del medio ambiente, abandono pastoral… Existe la tentación de pensar “¿Hay lugar para la esperanza?” Se necesitan misioneros/as que crean férreamente en el poder transformador de la Resurrección que no obra a lo espectacular ni con grandes signos, sino desde la humildad de gestos cotidianos de solidaridad, perdón, ternura, fuerza de superación, confianza en Dios y en la vida; los cuales están ya presentes en medio del pueblo. Depende de nosotros: ¿Estamos dispuestos a encontrar esa vida escondida que brota como un germen?

Espero que este grito de auxilio desde el otro lado del océano haya podido llegar, aunque sea con interferencias. 

¡Seamos esa Iglesia en salida! Que busque las periferias, ya sea en nuestras propias ciudades o más allá de nuestras fronteras no importa, lo que importa es que escuchemos la llamada y no pongamos más excusas, el Señor vive y nos espera en Galilea. ¡Aleluya!

Os abrazo a todos/as y espero recibir pronto noticias vuestras, ¡Ojalá que también sean de haber visto al Resucitado!

Con inmenso cariño y alegría,

Lucía.


Deja un comentario

Día de las familias 2018

El pasado fin de semana celebramos en Granada el día de las Familias. En medio de un ambiente festivo y de encuentro tuvimos la oportunidad de compartir el testimonio misionero  de Julio Ocaña, misionero en Etiopía,  para después celebrar juntos la Eucaristía y un buen rato de sobremesa.

Gracias a todos por participar.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

Encuentro Misionero de Jóvenes 2018

El pasado fin de semana unos 150 jóvenes, venidos de 31 diócesis españolas, se encontraron en El Escorial (Madrid)en el XV  Encuentro Misionero de Jóvenes, organizado por Obras Misionales Pontificias.

Desde el viernes por la noche, los asistentes pudieron disfrutar de diferentes experiencias, testimonios y celebraciones que les animaron a reflexionar sobre su vocación misionera y su pasión por la Misión.

Como Familia comboniana también estuvimos presentes con algunos jóvenes del grupo de “combojoven”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 


Deja un comentario

V Encuentro Familia Comboniana, “El Sueño de Comboni”

El pasado fin de semana celebramos en Granada el V encuentro del “Sueño de Comboni”. Bajo el lema: Migración, ¿Esclavitud de s. XXI? nos acercamos a la realidad  que viven las personas migrantes en nuestro entorno, problemas, desafíos,… al mismo tiempo que dimos a conocer los pasos que como familia comboniana estamos dando  en relación con este tema a través del Proyecto Levante en Almería.

Gracias a todos por participar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

COMBONI NETWORK

La familia comboniana hace una causa común con el mundo de hoy. Del 10 al 20 de marzo, un grupo de 55 misioneros, combonianas y laicos misioneros misioneros se reunieron en salvador de bahia, Brasil, para participar en el foro social mundial y en el foro comboniano. El grupo se presentó como “Comboni Network” y contó con representantes de casi todas las circunscripciones donde la familia comboniana está presente: África, Europa, América Latina y los estados unidos de América.

Mensaje final de los miembros de la familia comboniana participantes en el foro social mundial y en el foro comboniano

Nosotros laicos, hermanas, hermanos y padres misioneros combonianas, que hemos participado en el FSM y el FC, os saludamos desde Salvador, tierra de resistencia negra y culturas afrodescendiente, con un corazón lleno de gratitud y esperanza. Del 10 al 19 de marzo de 2018 hemos vivido juntos una experiencia fuerte y única participando en el FSM, que tenía como tema ” resistir es crear – resistir es transformar ” y al XI Foro Comboninao sobre el tema Ministerialidad y trabajo en red / Colaboración en la familia comboniana y otras organizaciones “.

Agradecemos especialmente nuestros consejos generales que juntos nos han escrito un mensaje de aliento para el compromiso en la JPIC y nuestra participación en el FSM como experiencia de la vida de nuestro carisma en los desafíos Del mundo de hoy.

Nuestra participación ha sido importante y numerosa: 53 personas procedentes de África, Europa y América. Hemos experimentado la gran riqueza de nuestro carisma en la variedad de nuestros compromisos. Por primera vez participaron representantes de los jóvenes en formación en el escolasticado y en el cif con un formador. También agradecemos las respuestas recibidas de cuatro escolásticos al cuestionario que el comité central había enviado con el objetivo de comprender lo que los temas de JPIC están presentes en la formación. Reafirmamos el compromiso de implicar cada vez más a las personas en formación y a los formadores en los temas de JPIC y en la dinámica del FSM y del FC.

En el hemos presentado como comboni network cuatro talleres: el acaparamiento de tierras, minería, situación socio-Política de la rdc y sudán del sur, superación de la violencia y discriminación de género. Esto nos permitió compartir en la metodología del FSM nuestro compromiso como misioneros y misioneras para otro mundo posible.

Un Stand, preparado por nosotros, nos permitió hacer animación misionera, reunirse y dialogar con mucha gente y hacernos conocer de ellos. Entre los numerosos talleres propuestos por el FSM, hemos seguido con interés los nuevos paradigmas, teología y liberación, jóvenes, resistencia de los pueblos originarios y afro, migraciones. Durante el desarrollo del foro, también hemos participado en la asamblea mundial de las mujeres. El FSM se celebró en un clima de fiesta, interrumpido por el asesinato de dos activistas de derechos humanos: Marielle Franco en río de Janeiro y Sergio Paulo Almeida do nascimento en barcarena.

El Foro comboniano se desarrolló en el signo de la continuidad con las reuniones anteriores. Los días han sido sucediendo con momentos inculturales de espiritualidad, durante los cuales hemos celebrado la vida, el sufrimiento y las esperanzas, en sintonía con las realidades de los países de procedencia y con las que se encuentran en el foro. Nos hemos preguntado sobre la necesidad de profundizar en la reflexión sobre los nuevos paradigmas de la misión, consolidar esta experiencia como familia comboniana y poder dar mayor cabida a los laicos y a las laicas. En esta reflexión fuimos acompañados y animados por Marcelo Barros, que compartió el estado actual de la teología y la liberación, y m. Miranda, quien, tras un análisis de la realidad mundial, ha indicado algunas luces para el camino propuesto por la laudato sí. Ante un neoliberalismo sin límites, la invitación ha sido poner en diálogo a los pobres y consolidar la fe en la presencia del Espíritu de Dios que camina con nosotros en la historia.

Encuestados por lo que hemos vivido, proponemos:
– Publicar un libro que recoja la historia y las experiencias de estos once años de foros comboniano, indicando caminos para el futuro.
– Ampliar la coordinación de la red comboni para un mejor servicio de sensibilización y formación sobre los temas de JPIC
– Crear un foro social en el foro continental para comparar las diferentes realidades en las que estamos comprometidos.
– Crear un fondo económico para apoyar las actividades relacionadas con el compromiso de JPIC.
– Consolidar una plataforma en línea para recopilar y compartir experiencias y material sobre los temas de JPIC.

Después de esta experiencia, sentimos aún más la importancia de encontrarnos para una mayor colaboración entre nosotros, para tratar como familia comboniana y como personas comprometidas en diferentes ámbitos pero unidos en el compromiso de JPIC para buscar nuevos caminos de ministerialidad y nuevos paradigmas de la misión.

Salvador de bahía
19 de marzo de 2018

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.