LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

Día de África

Por Amparo Cuesta, miembro de AEFJN-Madrid

Celebramos el Día de África con muchas actividades: seguro que  habrá cantos, danzas,  discursos por todo el mundo para celebrar esta jornada y podremos ver ensalzados en la televisión un sinfín de rostros y coloridos que nos muestren parte de la luz y la alegría de los habitantes de ese continente tan lleno de culturas y en el que, según la ciencia, tiene su origen el hombre.

Y sin embargo ese continente se desangra en guerras civiles sin que el mundo reaccione con soluciones efectivas, y sus tierras son acaparadas por fondos de inversión, Gobiernos y compañías que están invirtiendo a gran escala con el objetivo de abastecerse de alimentos y materias primas que puedan asegurar nuestro modo de vida rico y occidental. Este fenómeno, descrito como una forma de neocolonialismo se está produciendo a gran escala, sobre todo en los países pobres o en vías de desarrollo.

Ya no hay conexión entre la producción de bienes y servicios de la economía real frente a la economía especulativa  que acentúa las desigualdades económicas. Las mercancías  ya no son un bien utilizado para la manutención de quien las produce, para él y sus familias, sino un bien que tiene su valor según cotiza en el mercado.

¿Qué importa cómo se produce? ¿Quién es el ‘actor’ de la mano de obra? Muchas veces niños desde muy corta edad. ¿Qué importa que se les arrebate a pueblos enteros lo necesario y que por ello mueran de hambre?

Todo este neocolonialismo aberrante tiene su origen en el año 2008 en el que se produjo una gran subida del precio de los alimentos, especialmente del trigo, maíz  y arroz en países en vías de desarrollo.  Ahí comenzaron guerras y motines que lograron la caída de Gobieronos como los de Madagascar o Haití.

La preocupación por conseguir alimentos para sus poblaciones creció en países  importadores como Arabia Saudí o Corea del Sur, que quieren tener acceso seguro a sus cereales. El agua es un bien escaso y millones de habitantes de nuestro planeta no tienen agua potable y en buenas condiciones para consumo humano. Tres niños de cada diez mueren por diarreas crónicas. Arabia Saudí, por ejemplo, está dejando el cultivo del trigo intensivo, que necesita abundante agua, a causa de la dificultad que tienen en conseguirla. No es pues muy irreal afirmar que que quien posea la tierra poseerá el agua  en mayor o menor cantidad. Y ahí encontramos algunas de las causas del acaparamiento de tierras que se está produciendo en muchos países.

 

André Liohn / MSF

 

África tiene, según las estadísticas de 2016 de Land Matrix, 422 transacciones abiertas de tierras que afectan a un total de  10 millones de hectáreas.  Y esto se debe a que en África la tierra aún es barata y  fácil de conseguir. Sus países guardan en sus entrañas y superficies los mayores recursos del planeta y se la mira como una fuente de recursos para el resto del mundo. Así, al acaparamiento de tierras se le unen la explotación  de los minerales con que se fabrican las altas tecnologías, la mano de obra barata y el desarrollo de la industria de los agrocarburantes, con un impacto sin medida sobre  el  habita africano, el desarrollo de sus pueblos y un daño ecológico muy visible hoy en día.

Los pueblos africanos que han guardado celosamente  las semillas  de sus cultivos de generación en generación se ven ahora invadidos por productos desconocidos que nos le dejan lugar para su plantación.  Pueblos enteros se ven obligados a desplazarse de sus tierras, dentro y fuera de sus países, donde no existen leyes para la acogida de estos desplazados, que se ven obligados a emigrar hacia Europa y el continente americano.  Cientos de ellos mueren en ese trayecto, sepultados en las aguas de Mediterráneo o, si son mujeres, y niños utilizados para la trata de personas.

Las compañías europeas parecen estar en primera fila de las adquisiciones de tierras en África para el cultivo de los agrocombustibles, con Inglaterra a la cabeza según un articulo aparecido hace unos años en The Guardian , en el que se decía que las empresas británicas lideran la compra de tierras para la polémica producción de biocombustibles que tanta agua necesita para su explotación. También son grandes inversores Malasia, China e India.

Los países mas afectados con mas de 3,2 millones de hectáreas son Mozambique -con el famoso corredor de Nacala- y Senegal. Pero el acaparamiento es también muy importante en RDC, Etiopía, Egipto, Nigeria, Sudán y todos los países de África Occidental.

La Red África, Europa, Fe y Justicia -cuyo Secretariado está en Bruselas- hace un trabajo de presión y asesoramiento a los parlamentarios europeos que denuncien esta realidad y consigan, al menos, moratorias para estas transacciones, así como la creación de leyes que regulen y protejan el acaparamiento de tierras. Esta Red,fundada por congregaciones religiosas misioneras que han trabajado de lleno en África,  tiene grupos en diferentes ciudades de Europa. Por tanto, conocen estas realidades de primera mano y son testigos vivientes del sufrimiento que este expolio causa en sus habitantes.

Día de África. Día, pues, de Derechos Humanos. Día de la Defensa de la Tierra para quien la trabaja y la posee de generación en generación. África para los africanos.

http://mundonegro.es/25-mayo-dia-africa

 


Deja un comentario

La defensa de la naturaleza es una condición existencial

El Provincial de los Misioneros Comboninaos de Brasil, P. Dário Bossi  nos deja su testimonio misionero en Brasil centrado en su lucha por la causa socioambiental. Desde su compromiso por la misión, lidera la oposición a un modelo productivo que atenta contra la Madre Tierra y sus moradores, al tiempo que aboga por articularse en redes para luchar juntos por un planeta más humano y justo.

Entrevista VIDA NUEVA a P. Bossi

 


Deja un comentario

Papeles Mundo Negro

La revista Mundo Negro inaugura la sección PAPELES MUNDO NEGRO, una colección de contenidos destacados en versión descargable. En el primer número, entrevista al arzobispo de Bangui y al imam de la mezquita central de la capital centroafricana.

http://mundonegro.es/wp-content/uploads/2017/03/Papeles-Mundo-Negro-1-ENTREVISTA-PREMIO-MUNDONEGRO.pdf


Deja un comentario

Los obispos sursudaneses ponen el dedo en la llaga

La situación general de Sudán del Sur continúa siendo crítica. Por un lado, las Naciones Unidas llamaban la atención acerca de la preocupante situación de hambruna que está ya teniendo lugar en algunas regiones del país, los obispos en su reunión plenaria vuelven a escribir una carta pastoral y reconocen con merecida humildad que de poco han servido las últimas cartas pastorales escritas… la situación ni ha mejorado ni hay motivos para la esperanza. El Papa Francisco ha hecho también un llamado para que los países ayuden al Sudán del Sur en este momento de necesidad.

Mientras que es una realidad innegable que hay ahora millones de personas en peligro de hambruna imminente (pueden llegar a 5’5 millones en la estación seca) y que estas personas necesitan urgentemente ayuda humanitaria, también hay que considerar algunos aspectos que pudieran escaparse a cualquier lector que no esté familiarizado con el país.

El documento de los obispos dice que esta emergencia ha sido causada “por la mano del hombre” y, si miramos en el mapa, es cierto que los condados actualmente más afectados por la amenaza de hambruna son los colindantes con el pueblo natal de Riek Machar, antiguo aliado y hoy archienemigo del presidente Salva Kiir. Hay una sospecha bastante fundada de que ciertos ataques por partes de grupos armados contra la población civil de aquella zona tenían como objetivo impedir que muchas personas pudieran quedarse junto a sus campos y que no pudieran cosecharlos, con la consecuente vulnerabilidad que conlleva. Se habla incluso en la carta pastoral de “castigo colectivo” contra un grupo étnico de aquella zona (los nuer) cuyo único pecado es pertenecer a la misma etnia que Riek Machar.

Hay otro aspecto que también hay que tener en cuenta ya que ha tenido lugar demasiadas veces en la historia reciente del país. Por desgracia, la ayuda humanitaria no siempre es políticamente independiente. Demasiadas veces, sobre todo en los aciagos años de la guerra civil, los alimentos o los materiales de primera necesidad que se han distribuído no han hecho otra cosa que llenar los ya repletos bolsillos de una élite en el poder, ya que un tanto por ciento de la ayuda “se desvía” por canales paralelos, enriqueciendo a los de siempre y dejando de nuevo en la cuneta del olvido a los más vulnerables. Por desgracia, la clase dirigente del Sur de Sudán no son unos políticos conocidos por sus principios éticos. Aunque vayan ahora vestidos de limpio y el flamantes todo-terrenos, siguen teniendo dentro de sí la mentalidad de señores de la guerra, la misma mentalidad que tuvieron en su día en la lucha contra los árabes… y tienen mucho cuidado de tener a toda la parentela fuera del Sudán del Sur, en exclusivos colegios y residencias de Kenia, de Uganda, de Australia, Canadá o los Estados Unidos, mientras que los hijos del populacho caen como chinches víctimas de un conflicto causado por la ambición humana. Si la situación del país es seria, está claro que estando quienes están en el poder, la cosa no tiene visos de arreglarse. Nos alegraremos de que la comunidad internacional apoye y ayude a la población necesitada, pero la historia nos enseña que muchas de estas situaciones extremas son un caldo de cultivo ideal para que quienes tienen la sartén por el mango hagan el agosto a costa de los que mueren lejos de las cámaras y del ojo público.

A. Eisman (http://blogs.periodistadigital.com/enclavedeafrica.php)


Deja un comentario

Llamamiento del Papa por la trágica situación en el Sudán del Sur

Ante el agravamiento de la crisis humanitaria y alimentaria, sumada al conflicto que sufre la población de Sudán del Sur, el Papa Francisco ha dirigido un apremiante llamamiento: «Despiertan particular preocupación las dolorosas noticias que llegan del atormentado Sudán del Sur, donde a un conflicto fratricida se une una grave crisis alimentaria que afecta a la Región del Cuerno de África y que condena a la muerte por hambre a millones de personas, entre ellos a muchos niños. En este momento, es más necesario que nunca el compromiso de todos a no quedarse sólo en declaraciones, sino a hacer que sean concretas las ayudas alimentarias y a permitir que puedan llegar a las poblaciones que sufren. El Señor sostenga a estos nuestros hermanos y a cuantos obran para ayudarlos.»