LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

Festividad del Cuerpo de Cristo. 23 de junio de 2019

Lucas 9, 11b-17
En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban. Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: “Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.” Él les contestó: “Dadles vosotros de comer.” Ellos replicaron: “No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.” Porque eran unos cinco mil hombres. Jesús dijo a sus discípulos: “Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.” Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.

EN MEDIO DE LA CRISIS

Muchas personas siguen sufriendo de muchas maneras crisis económica. No nos hemos de engañar. No podemos mirar a otro lado. En nuestro entorno más o menos cercano nos iremos encontrando con familias obligadas a vivir de la caridad, personas amenazadas de desahucio, vecinos golpeados por el paro, enfermos sin saber cómo resolver sus problemas de salud o medicación.

Nadie sabe muy bien cómo irá reaccionando la sociedad. En algunas familias podrá ir creciendo la impotencia, la rabia y la desmoralización. Es previsible que aumenten los conflictos. Es fácil que crezca en algunos el egoísmo y la obsesión por la propia seguridad.

Pero también es posible que vaya creciendo la solidaridad. La crisis nos puede hacer más humanos. Nos puede enseñar a compartir más lo que tenemos y no necesitamos. Se pueden estrechar los lazos y la mutua ayuda dentro de las familias. Puede crecer nuestra sensibilidad hacia los más olvidados.

También nuestras comunidades cristianas pueden crecer en amor fraterno. Es el momento de descubrir que no es posible seguir a Jesús y colaborar en el proyecto humanizador del Padre sin trabajar por una sociedad más justa y menos corrupta, más solidaria y menos egoísta, más responsable y menos frívola y consumista.

Es también el momento de recuperar la fuerza humanizadora que se encierra en la eucaristía cuando es vivida como una experiencia de amor confesado y compartido. El encuentro de los cristianos, reunidos cada domingo en torno a Jesús, ha de convertirse en un lugar de concienciación y de impulso de solidaridad práctica.

Hemos de sacudir nuestra rutina y mediocridad. No podemos comulgar con Cristo en la intimidad de nuestro corazón sin comulgar con los hermanos que sufren. No podemos compartir el pan eucarístico ignorando el hambre de millones de seres humanos privados de pan y de justicia. Es una burla darnos la paz unos a otros olvidando a los que van quedando excluidos socialmente.

La celebración de la eucaristía nos ha de ayudar a abrir los ojos para descubrir a quienes hemos de defender, apoyar y ayudar en estos momentos. Nos ha de despertar de la «ilusión de inocencia» que nos permite vivir tranquilos, para movernos y luchar solo cuando vemos en peligro nuestros intereses. Vivida cada domingo con fe, nos puede hacer más humanos y mejores seguidores de Jesús. Nos puede ayudar a vivir con lucidez cristiana, sin perder la dignidad ni la esperanza.

José Antonio Pagola

Comprométete, asóciate, organízate, involúcrate, preocúpate, participa…

Hoy el pan se parte y reparte a través de tantas personas, cristianas o no, que dedican su vida a hacer del mundo un lugar más humano. Este pan que sacia al compartir mesa, vida, tiempos, causas… Eucaristía de los pueblos.


Deja un comentario

Encuentro Consejos Generales de la Familia Comboniana 2019

Un año más nos hemos encontrado como Consejos Generales de la Familia Comboniana. Esta vez en Carraia, en casa de las misioneras seculares.

Antes de empezar la reunión en nuestro camino de ida paramos unas horas en Pisa para visitar sus monumentos más emblemáticos, entre ellos la famosa Torre inclinada. Fue un primer momento de encuentro y diversión juntos.

Como viene siendo habitual hemos tenido una buena relación y buen ambiente entre los participantes. Aunque solo nos consigamos ver una vez al año se nota un buen clima de confianza entre todos. La acogida recibida fue muy buena y nos sentimos muy a gusto. También en la comunidad MCCJ de Lucca donde nos alojamos los varones.

Durante el fin de semana trabajamos diferentes aspectos. La primera mañana reflexionamos sobre el tema “¿Qué interacción existe entre la Misión KM 0, entendida como la misión de los laicos en su propio territorio y desde su situación de vida, la Misión Ad Gentes y Misión Inter Gentes?” Para ello nos ayudó una reflexión por parte de Luca Moscatelli (teólogo laico de la diócesis de Milán).

Familia Comboniana

Luego pasamos la tarde reflexionando sobre la “Evolución y perspectivas de la animación misionera en la Familia Comboniana”. Pudimos compartir nuestra visión sobre la animación misionera, los retos que se plantean a nivel eclesial y a nosotros como familia misionera. También aprovechamos para hablar sobre el próximo mes misionero especial de octubre, donde animamos a toda la Familia Comboniana a hacer un esfuerzo para este importante evento para la Misión y la Iglesia en todas partes.

Después de la cena, tuvimos la suerte de asistir una representación teatral sobre la vida de Madeleine Delbrel. Una vida apasionante, implicada en el día a día de sus vecinos y compañeros, caminando con la gente y dese ahí con el Señor.

El domingo, pasamos la mañana poniéndonos al día sobre lo que estamos llevando adelante desde las diferentes ramas de la familia Comboniana. Nosotros, como LMC, explicamos lo que fue la asamblea internacional que celebramos en Roma, en diciembre pasado, las conclusiones acordadas y el desafío que supone llevarlas a delante.

Los demás nos explicaron cómo están desarrollando el proceso de revisión trabajando en la evaluación de su Regla de Vida y de las constituciones las seculares.

Después de evaluar la reunión de una manera muy positiva, planeamos la agenda para el próximo año. Nos encontraremos el primer fin de semana de junio.

Queda por delante un año para seguir caminando juntos como Familia allá donde nos encontremos.


Deja un comentario

Domingo de Pentecostés (C). 9 de junio de 2019

Juan 20,19-23
Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en su casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros.” Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envió yo.” Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.”

EL ESPÍRITU ES DE TODOS

Nuestra vida está hecha de múltiples experiencias. Gozos y sinsabores, logros y fracasos, luces y sombras van entretejiendo nuestro vivir diario llenándonos de vida o agobiando nuestro corazón.

Pero con frecuencia no somos capaces de percibir todo lo que hay en nosotros mismos. Lo que captamos con nuestra conciencia es solo una pequeña isla en el mar mucho más amplio y profundo de nuestra vida. A veces, se nos escapa, incluso, lo más esencial y decisivo.

En su precioso libro Experiencia espiritual, K. Rahner nos ha recordado con vigor esa «experiencia» radicalmente diferente que se da siempre en nosotros, aunque pase muchas veces desapercibida: la presencia viva del Espíritu de Dios que trabaja desde dentro nuestro ser.

Una experiencia que queda, casi siempre, como encubierta por otras muchas que ocupan nuestro tiempo y nuestra atención. Una presencia que queda como reprimida y oculta bajo otras impresiones y preocupaciones que se apoderan de nuestro corazón.

Casi siempre nos parece que lo grande y gratuito tiene que ser siempre algo poco frecuente, pero, cuando se trata de Dios, no es así. Ha habido en ciertos sectores del cristianismo una tendencia a considerar esa presencia viva del Espíritu como algo reservado más bien a personas elegidas y selectas. Una experiencia propia de creyentes privilegiados.

Rahner nos ha recordado que el Espíritu de Dios está siempre vivo en el corazón del ser humano pues el Espíritu es sencillamente la comunicación del mismo Dios en lo más íntimo de nuestra existencia. Ese Espíritu de Dios se comunica y regala, incluso, allí donde aparentemente no pasa nada. Allí donde se acepta la vida y se cumple con sencillez la obligación pesada de cada día.

El Espíritu de Dios sigue trabajando silenciosamente en el corazón de la gente normal y sencilla, en contraste con el orgullo y las pretensiones de quienes se sienten en posesión del Espíritu.

La fiesta de Pentecostés es una invitación a buscar esa presencia del Espíritu de Dios en todos nosotros, no para presentarla como un trofeo que poseemos frente a otros que no han sido elegidos, sino para acoger a ese Dios que está en la fuente de toda vida, por muy pequeña y pobre que nos pueda parecer a nosotros.

El Espíritu de Dios es de todos, porque el Amor inmenso de Dios no puede olvidar ninguna lágrima, ningún gemido ni anhelo que brota del corazón de sus hijos e hijas.

José Antonio Pagola

Cuando nuestro corazón está «cerrado», nuestros ojos no ven, nuestros oídos no oyen. Vivimos separados de la vida, desconectados. Cuando nuestro corazón está «cerrado», en nuestra vida no hay compasión. No sabemos sentir el sufrimiento de los demás.

Sólo cuando nuestro corazón se abre, empezamos a intuir con qué ternura y compasión mira Dios a las personas. Sólo entonces escuchamos la principal llamada de Jesús: «Sed compasivos como vuestro Padre».


Deja un comentario

6º Domingo de Pascua(C). 26 de mayo de 2019

Juan 14, 23-29
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho. La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: “Me voy y vuelvo a vuestro lado.” Si me amárais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo.”

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

ÚLTIMOS DESEOS DE JESÚS

Jesús se está despidiendo de sus últimos discípulos. Los ve tristes y acobardados. Todos saben que están viviendo las últimas horas con su Maestro. ¿Qué sucederá cuando les falte? ¿A quién acudirán? ¿Quién los defenderá? Jesús quiere infundirles ánimo descubriéndoles sus últimos deseos.

Que no se pierda mi mensaje. Es el primer deseo de Jesús. Que no se olvide su Buena Noticia de Dios. Que sus seguidores mantengan siempre vivo el recuerdo del proyecto humanizador del Padre: ese «reino de Dios» del que les ha hablado tanto. Si lo aman, estos es lo primero que han de cuidar. «El que me ama, se mantendrá fiel a mis palabras… el que no me ama no las guardará».

Después de veinte siglos, ¿qué hemos hecho del Evangelio de Jesús? ¿Lo guardamos fielmente o lo estamos manipulando desde nuestros propios intereses? ¿Lo acogemos en nuestro corazón o lo vamos olvidando? ¿Lo presentamos con autenticidad o lo ocultamos con nuestras doctrinas?

El Padre os enviará en mi nombre un Defensor. Es el segundo deseo de Jesús. No quiere que se queden huérfanos. No sentirán su ausencia. El Padre les enviará el Espíritu Santo que los defenderá del riesgo de desviarse de él. Este Espíritu que han captado en él, enviándolo hacia los pobres, los impulsará también a ellos en la misma dirección.

El Espíritu les «enseñará» a comprender mejor todo lo que les ha enseñado. Les ayudará a profundizar cada vez más su Buena Noticia. Les «recordará» lo que le han escuchado. Los educará en su estilo de vida.

Después de veinte siglos, ¿Qué espíritu reina entre los cristianos? ¿Nos dejamos guiar por el Espíritu de Jesús? ¿Sabemos actualizar su Buena Noticia? ¿Vivimos atentos a los que sufren? ¿Hacia dónde nos impulsa hoy su aliento renovador?

Os doy mi paz. Es el tercer deseo de Jesús. Quiere que vivan con la misma paz que han podido ver en él, fruto de su unión íntima con el Padre. Les regala su paz. No es como la que les puede ofrecer el mundo. Es diferente. Nacerá en su corazón si acogen el Espíritu de Jesús.

Esa es la paz que han de contagiar siempre que lleguen a un lugar. Lo primero que difundirán al anunciar el reino de Dios para abrir caminos a un mundo más sano y justo. Nunca han de perder esa paz. Jesús insiste:«No os inquietéis ni tengáis miedo».

Después de veinte siglos, ¿Por qué nos paraliza el miedo al futuro? ¿Por qué tanto recelo ante la sociedad moderna? Hay mucha gente que tiene hambre de Jesús. El papa Francisco es un regalo de Dios. Todo nos está invitando a caminar hacia una Iglesia más fiel a Jesús y a su Evangelio.

José Antonio Pagola

Guardar la palabra de Jesús significa amar a los hermanos, tomarse en serio la dimensión ética de la fe; un amor que implica renunciar expresamente a ponerse en los primeros lugares y optar por los últimos.


Deja un comentario

25 de mayo, Día de África

En el día internacional de África, queremos compartir con todos vosotros el Especial África 2019 de la revista Mundo Negro. 

En él se incluye un dosier con fichas individuales de todos los países, además de los principales datos estadísticos del continente, junto a reportajes y análisis de expertos africanos y europeos en Política, Sociedad, Economía, Educación y Cultura, y Religión. Entre otros temas, se analiza el papel de África en un contexto de relaciones multilaterales; los movimientos feministas en el continente; el asociacionismo en las comunidades migrantes africanas presentes en España; las migraciones climáticas, los principales mercados africanos continentales; los estudiantes subsharianos que cursan sus estudios en el Magreb, o el momento actual del diálogo ecuménico.

Este número ofrece también entrevistas al antropólogo norteamericano Stephen Smith, autor de La huida hacia Europa y uno de los grandes expertos mundiales en movimientos migratorios; a la escritora senegalesa Ken Bugul, y al embajador de Guinea-Bissau en España, Paulo da Silva.

Además del análisis de la realidad del continente, el Especial África 2019 mira hacia el futuro, y los seis colaboradores habituales de Mundo Negro, Agustín ArtecheLucía MbomíoChema CaballeroMbuyi KabundaJosé Naranjo y Nestor Nongo reflexionan sobre lo que diferenciará el África de 2030 del actual.

La revista Mundo Negro, que en 2020 cumplirá 60 años, publica cada tres años estos números especiales, que se convierten en un instrumento de consulta para conocer al detalle cuál es la situación del continente, y de cada uno de sus países en particular.