LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

La aventura del saber: Palabra de Aguirre

En el día en que celebramos el aniversario de la proclamación de la Declaración de los Derechos Humanos, queremos compartir con todos vosotros el testimonio de Mons. Juanjo Aguirre en el que nos describe la situación en la que viven a diario miles de personas de la República Centroafricana. Su última y desconocida peripecia ha sido salvar la vida a más de dos mil personas que se tuvieron que refugiar en la mezquita de Bangassou para escapar del ataque de la guerrilla antibalaka. Tras conseguir sacarlos de la mezquita, Aguirre los ha acogido y se ha improvisado un campo de refugiados.

 

http://rtve.es/v/4883489


Deja un comentario

Día de luto y oración Nacional en República Centroafricana. Domingo 2 de diciembre

“La persona humana es sagrada e inviolable. Las fuerzas estatales tienen la obligación absoluta de respetarla y protegerla”. Es el primer artículo de la Constitución de la República Centroafricana, recordado por los obispos locales en un comunicado en el que piden a las autoridades que pongan fin a la violencia que viene desangrando al país desde 2012. El documento, enviado a Fides, se publicó al final de la sesión extraordinaria de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de República Centroafricana celebrada el 24 de noviembre.

Después de denunciar la violencia que afecta a Bangui, Bambari, Batangafo y Alindao, los obispos convocaron a “las autoridades políticas y administrativas, al cuerpo diplomático, a los representantes de las instituciones nacionales e internacionales, a los medios de comunicación y la población a una conferencia de prensa el 26 de noviembre en el Arzobispado de Bangui, para esclarecer la verdad sobre los crímenes inaceptables y odiosos perpetrados contra poblaciones civiles”.

Después de las últimas masacres, -en concreto la cometida en Alindao el 15 de noviembre donde unos cincuenta civiles fueron asesinados-, los obispos piden a los fieles y hombres de buena voluntad “no festejar el 1 de diciembre (Día Nacional), como una señal de luto” mientras que el domingo 2 de diciembre se ha decretado en todas las diócesis una jornada de luto y oración en memoria de las víctimas. Las colectas de misas dominicales serán destinadas a los supervivientes de estos ataques.


Deja un comentario

Semana del DOMUND en Sevilla

Domund 2018Como cada año se moviliza la Iglesia en torno a la misión en el mes de octubre. Un momento privilegiado para acercarnos a colegios, institutos, parroquias… Siempre con la esperanza de que el resto del año la misión también sea importante y de que aquello que humildemente sembramos vaya dando su fruto. Aunque sabemos que eso no depende tanto de nosotros.

Este año tuve la oportunidad de asistir a varios lugares, a través de la delegación de misiones nos contactaron y posibilitaron acercarnos a varios lugares.

Por un lado a un instituto del Aljarafe donde compartí un par de días con los jóvenes de ESO y bachillerato.

A veces es difícil en estas edades saber qué quiere ser uno de mayor. Cuando se les habla de vocación es algo que todavía es confuso para ellos pero sí que me parece algo fundamental a plantear.

Estudiar con una finalidad, poner nuestros estudios al servicio de la sociedad y no de nuestros bolsillos o los de otros. Pensar en un mundo diferente y ser protagonista de este cambio.

Por ahí va el lema del Domund de este año.

Si no nos gustan algunas cosas del mundo que nos rodea, si nos parece injusto en muchas cosas,… está en nuestra mano cambiarlo. Me parece que es un mensaje que los jóvenes deben hacer suyo. No nos podemos conformar, pensar que solo estamos llamados a buscar un trabajo que nos permita sobrevivir.

Domund 2018El Domund es la posibilidad de abrir una ventana al mundo. De entender cómo viven muchas de las personas que nunca apareen en la televisión, de dar valor a lo importante, de mostrar las riquezas de la humanidad que no son las materiales sino las de sus gentes.

Es tiempo de cuestionar para que cada uno pueda reflexionar sobre su vida, sus opciones vitales, lo que escogemos y cómo queremos el futuro de la humanidad.

También estuve por el centro de la ciudad hablando en otro centro con jóvenes de 4º de la ESO, así como con niños y niñas de primaria. A cada uno según su nivel. También a los niños y niñas de primaria es importante hacerles entender las desigualdades injustas de este mundo. Que cada uno podemos hacer algo para tener un mundo mejor, donde reine la amistad, la preocupación por el otro…

Por último comentaré que también nos llamaron para hablar con los sacerdotes y diáconos de uno de los arciprestazgos de la ciudad. Se estaban preparando también con formación permanente de cara a este domingo mundial de las misiones. Es algo para lo que no nos suelen llamar pero me pareció una oportunidad para dialogar. Para pensar si la misión es algo de un domingo al año o el centro y esencia de nuestra Iglesia. Les animé a que aprovecharan la oportunidad para todo el año, para plantear una parroquia misionera, donde la misión ayude a dar una vuelta a la propia comunidad, a ser más responsable y consecuente con su fe. Invitar también al protagonismo de los laicos en las comunidades, al apoyo de las comunidades a nuestros misioneros siendo así participes, junto con los que son enviados, de la misión universal de la Iglesia que es la misión de Dios para el mundo.

Ahí también intentamos sembrar, el Señor también tendrá que poner de su parte.

Por eso rezamos, seguimos pidiendo la oración de todos durante todo el año así como el apoyo económico y vocacional para que nuestra Iglesia y la de todo el mundo siga enviando muchas misioneras y misioneros allá donde son tan necesarios.

Domund 2018

Un abrazo

Alberto


Deja un comentario

Después de un año en Mozambique

Hace un año que llegué a la Misión de Carapira, en el norte de Mozambique. Pero a veces, a menudo, parece que acabo de llegar y que todavía estoy dando los primeros pasos, como si estuviera empezando. Hay momentos en los que siento que el viaje entre Portugal y Mozambique no fue el mayor viaje que hice, a pesar de que el número de kilómetros sugieren lo contrario. Los grandes y mayores viajes son aquellos en los que tengo que transitar entre mi mente y mi corazón; el salir de mí y ponerme en el lugar de quien está a mi lado y, a veces, me parece tan lejano. La verdad es que la misión no es un lugar físico. Es antes un lugar imposible de circunscribir y que pide esta actitud permanente de humildad, de audacia, de voluntad.
La misión es también una escuela de amor, un lugar donde se aprende o reaprende a amar. Aquí he conocido bastantes misioneros y voluntarios. Personas que vienen con el deseo de hacer el bien, y que descubren progresivamente su vulnerabilidad.

La experiencia más fuerte que podemos hacer pasa por amar y sentirnos amados. Pero cuando todo a nuestro alrededor parece extraño, este aprendizaje se vuelve agotador. Porque aprender a amar significa aprender a acoger lo que yo soy, con mis deseos, mi fe, pero también con mis dificultades, mis compulsiones, mi necesidad de tener razón. Ahora bien, en los encuentros y en la vida cotidiana, rápidamente se descubre la fragilidad de que somos tejidos. Sin embargo, tengo para mí que, en la medida en que lo descubrimos, tal vez seamos capaces de mirar la vulnerabilidad de Jesús y de amarle.

Es también una escuela donde se aprende que la proporción de las cosas es distinta. Pero no se aprende a medirlas (mucho menos la paciencia). El espacio es vasto, y es fácil perder el horizonte de vista.

El tiempo se dilata en el propio tiempo. Todo, y quiero decir todo, sucede con un ritmo bastante singular, a un suave (suavísimo) compás. Entonces, el tiempo llega siempre a todo lo que queremos, realmente, hacer, porque la lentitud enseña a superar nuestra rigidez y supera lo que sería sólo funcional y útil.

Sin embargo, es en estos momentos que germinan experiencias auténticas. No es necesario consultar boletines meteorológicos. No se abre el GPS para simular cuánto tiempo tarda un viaje de aquí para allá, hasta porque el “de aquí para allá” es de una inmensidad tan grande que no ha sido captada y descifrada por mapas de satélite – nos metemos dentro del coche y que sea como Dios quiera. Si el número de agujeros es razonable, y el coche no se avería, llegaremos más rápidos.

Y si es verdad que Mozambique tiene lugares deslumbrantes, es también verdad que aquellos que existen dentro de las personas son los más increíbles y preciosos. He tenido la delicia de conocer a personas que me enseñan mucho. Personas sencillas y capaces de mantener una actitud de confianza incluso en la escasez, en la pobreza. Que miran al día de mañana con la esperanza de que todo correrá bien, Inshallah [si Dios quiere, como es costumbre oír]. A veces me pregunto: confianza, ¿en qué? Confianza, ¿por qué? La confianza. Confianza en la vida. Son las personas que me enseñan sobre la fe. Confiadas en la protección de Dios y muy agradecidas. Dotadas de un cúmulo de confianza que me invita a mirar la vida con más serenidad.

Es una escuela donde se aprende también a mirar a los ojos de quien nos mira. Porque, en realidad, es cuando observamos que empezamos a ver. Muchas veces, cuando miro a mí alrededor, puedo sentir que no estoy preparada para ver todo lo que encuentro. Pero hasta en eso y para eso, Dios me ha capacitado.

Se aprende también a ver a Dios en las cosas pequeñitas. Recuerdo muy bien que, antes de venir aquí, me había propuesto escribir más: tenía la idea de hacer un diario de a bordo o, al menos, registrar con más regularidad las cosas que iban a suceder, como me sentía, … En fin, de compartir sobre la misión a fin de sentirnos, también, más cercanos (sentir que “estamos juntos”, como aquí se dice). Muchas veces me pregunto: ¿pero sobre qué voy a escribir? Es mucho más fácil hacerlo sobre las cosas extraordinarias. Está claro que no he cumplido la intención que me propuse. Porque, de algún modo, cuando me lo propuse, tal vez ingenuamente pensé que en la misión habría un millón de cosas extraordinarias para contar. Y, en realidad, la misión se hace de momentos y días ordinarios. Los instantes extraordinarios pueden ser más coloridos y melódicos, pero son los cotidianos los que mejor rodean y sedimentan nuestra vida. Esos mismos, los momentos simples y ordinarios, aquellos que encontramos en el servicio y en la relación con las personas que llenan de sentido y hacen la misión especial, sin necesitar que vengan los días extraordinarios, pedir entrega y donación.

La misión es cada día un mapa por descifrar y por conocer. Por eso, a cada momento me siento comenzando un tiempo nuevo, no el del calendario, sino el de la oportunidad de la vida y el de la salvación que puede suceder siempre que Dios nos visita en las cosas más pequeñitas y aparentemente insignificantes.

Llegué a Mozambique hace un año. Pero continúo empezando y caminando hacia el Señor de las bendiciones cada día.