LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

Encuentro en Granada con Mons. Jesús Ruiz, obispo auxiliar de Bangassou (Rep. Centroafricana)

El pasado lunes, aprovechando su paso por España, tuvimos la oportunidad de encontrarnos en Granada con Mons. Jesús Ruiz, obispo auxiliar de Bangassou (Rep. Centroafricana) días antes de su represo a su diócesis.

Fue un encuentro en el que nos compartió la situación de extrema violencia y pobreza en la que se encuentra el pueblo centroafricano y en especial la diócesis en la que trabaja desde el pasado mes de noviembre junto con otro obispo comboniano español, Mons. Juan José Aguirre.

Ambos vienen denunciando desde hace tiempo la situación que vive el pueblo de Bangassou sometido a las barbaridades de los numerosos grupos armados de la región. Selekas y anti-balakas, ambos fuertemente armados, están sembrando el terror y el caos entre la población lo que ha hecho que desde hace unos 10 meses la catedral se haya convertido en un verdadero “campo de refugiados” en el que varios miles de musulmanes sobreviven gracias al apoyo y solidaridad de la misión católica.

Mons. Jesús Ruiz insistía en que la raíz del problema no es tanto religiosa (enfrentamiento entre musulmanes y cristianos), sino que su origen es totalmente económico. El país, y en especial Bangassou, posee grandes yacimientos de uranio, petróleo y diamantes y su control está provocando una lucha atroz entre los distintos grupos radicales, armados por países extranjeros.

A día de hoy, la fractura social que está provocando este conflicto es enorme: todas las ONGs se han marchado de la zona, no hay ninguna estructura mínima de gobierno que garantice un poco de orden y control, no funciona ninguna escuela pública y en toda la diócesis, cuya extensión es una quinta parte de España, no hay ni un solo médico.

Es en medio de esta realidad, donde la misión católica, guiada por estos dos obispos combonianos  sigue trabajando por los más pobres y abandonados, intentando poner un poco de esperanza y paz en medio de tanta desolación.

A la pregunta de qué podemos hacer nosotros desde aquí, Mons. Jesús Ruiz nos invitaba a 3 acciones muy concretas:

Primero, la oración continua por estos hermanos/as nuestros y por toda la Iglesia centroafricana, para que se mantenga fiel a su tarea pacificadora y evangelizadora en medio de esta situación tan difícil. A día de hoy, en su diócesis sólo quedan 6 religiosas y unos pocos sacerdotes que hacen muy difícil atender tantas necesidades.

Segundo, visibilizar el problema, “lo que no se visibiliza, no existe”. La guerra de Centroáfrica es una de tantas “guerras olvidadas” que hay en el planeta. Como hijos de Comboni, hemos de hacer presente la realidad de los pueblos de África en medio de nuestra sociedad y denunciar las injusticias a las que se ven sometidos.

Y tercero, cambiar nuestra mirada.  Es fundamental que cambiemos la manera de mirar al que viene de fuera, al que es diferente. Darnos cuenta de que no es una amenaza sino una riqueza y una oportunidad para tejer lazos de fraternidad.

Termino rescatando un pequeño fragmento de la lectura del profeta Isaías que leímos en la eucaristía que compartimos y que resume la esperanza de todo un pueblo que, a pesar de todas las dificultades, sigue apostando por la VIDA.

Así dice el Señor: “Mirad: yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva: de lo pasado no habrá recuerdo ni vendrá pensamiento, sino que habrá gozo y alegría perpetua por lo que voy a crear… ya no habrá allí niños malogrados ni adultos que no colmen sus años… Construirán casas y las habitarán, plantarán viñas y comerán sus frutos.”

Que así sea.

Isidro Jiménez. LMC

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

“La participación de las mujeres en la Iglesia es germen de vida”

Con motivo del 8 de Marzo, la Asociación de Teólogas Españolas ha realizado un Manifiesto, e invita a todos los colectivos comprometidos en la construcción de una Iglesia de Iguales a sumarse:

​1. Necesitamos hablar de las mujeres y no de “la mujer”

Dios se encarnó para ser un ser humano concreto, una persona histórica particular e irrepetible, Jesús. Su vida, y no otra, sus palabras, y no otras, su muerte y su resurrección son las que nos hacen presentes de forma más íntima y cercana a Dios. El Dios de Jesús no se mueve en las generalidades, que homogenizan y cosifican aquello que pretenden describir. Es por ello que Jesús siempre se dirige a la persona que tiene en frente, la llama por su nombre y la hace lugar de manifestación de Su gracia (Lc. 7, 48-50; 8,43-48…).

En la misma línea, hablar de “la mujer”, como si se tratara de una categoría genérica, en lugar de “las mujeres”, en plural, empequeñece aquello que pretende describir: asume que todas sentimos igual, actuamos igual y vivimos igual. Que una idea general de “la mujer” vale por todas. Se desdibuja así aquello que caracteriza la vida, es decir, la experiencia personal. Y sólo en este espacio, sólo en la experiencia particular de cada mujer y de cada hombre, se hace el Dios de Jesús presente, reconcilia y restaura. La reconciliación no es un principio general y abstracto que afecta poco. Por el contrario, da forma a la vida en su expresión más concreta.

De igual manera que Dios no es una hipótesis, un objeto de estudio al que podamos mover aquí o allí según convenga, tampoco lo son las mujeres: cada una de nosotras es lugar de manifestación de Dios en su vida y experiencias concretas.

2. Somos hijas e hijos de Dios por un mismo bautismo. Hermanas y hermanos en Cristo en discipulado de iguales.

Los relatos de la creación en Gn. 1 y 2 hablan de la creación de ser humano como un ser en relación: desde el principio éste es creado como varón y como mujer. Ninguno de ellos posee al otro ni es la medida del otro: la medida, la imagen, es siempre la de Dios. En este sentido, el ser humano, ya sea varón o mujer, expresa su ser imagen de Dios cuando reconoce y aprecia la existencia de otros (ya sea de Dios, ya sea de sus iguales, hombres y mujeres).

Hombre y mujer no somos fragmentos, pareja de opuestos, que expresen juntos la imagen de Dios, como dos piezas de un puzzle que encajan para reflejar una imagen superior, sino que a través del bautismo hemos sido marcados para llevar a la plenitud la humanidad que nos habita a cada uno, sin depender o complementar unos a otros o hacer diferencias y discriminaciones, porque es Cristo el que nos dignifica haciéndonos hermanas y hermanos frente a Dios.

Por eso en el reconocimiento de la valía y dignidad del hombre a la mujer y de la mujer al hombre nos constituimos en cuerpo de Cristo, Iglesia diversa y en camino, empujados por la fuerza del Espíritu (Rom 8,14). Todos somos hijos e hijas de Dios por igual (2Co 5,17, Gal 3, 27-28), recreados a su imagen (2Co 3,18). Todos somos pueblo de Dios (1Pe 2,9).

manifiesto completo


Deja un comentario

Jornadas CONFER: “Justicia Social para un sistema en crisis”

Del 23 al 25 de Febrero se celebraron en Madrid unas Jornadas convocadas conjuntamente por las áreas de Justicia y Solidaridad y la de Misión y Cooperación de la Confer, tituladas Justicia social para un sistema en crisis, y acompañadas por el lema “Daos cuenta del momento en que vivís” (Rm 13, 11).

En mi segunda participación en este encuentro anual siguen sorprendiéndome varias cosas: la valentía de las organizadoras al seleccionar los temas y ponentes, que en distintas situaciones se sitúan más allá de la frontera de lo que uno acostumbra a escuchar en un encuentro eclesial. Por otro lado, la mayoría absoluta de religiosas mayores, unas doscientas, y la práctica ausencia de jóvenes y de religiosos y laicos en el auditorio.

Dos días muy intensos que comenzaron planteando las grietas del sistema neoliberal por parte de la profesora de Relaciones Internacionales Itziar Ruíz Giménez. Invitaba a abandonar discursos que fomentan el fatalismo y el poder omnímodo del sistema. A lo largo de la historia de todo sistema socio-político ha habido minorías resistentes a la violencia que de diversos modos aquellos ejercían para mantener su marcha. Y esas resistencias hicieron en cada época cambiar al sistema. En los 80 el neoliberalismo ganó la batalla ideológica al extender la opinión de que es el mejor sistema soñado. Sin negar los beneficios que ha traído a la mayoría de la humanidad, hoy le descubrimos, junto al niño del cuento, como un emperador desnudo: la crisis financiera del 2008, la guerra global contraterrorista, la crisis ecológica y la crisis de la política tradicional nos hacen despertar del sueño.

P. J. Gómez Serrano, profesor de Economía y miembro de una comunidad de base, ha publicado varios trabajos para ayudar a entender las claves de la crisis financiera y las medidas que se han tomado después. Advierte de que no hay alternativa global a la vista, lo que no significa que no haya que avanzar en el camino. Me pareció muy interesante la idea de que, aunque las cifras de pobreza se están reduciendo, lo más problemático es la desigualdad, y no porque lo diga el Evangelio. Los propios estudiosos del FMI advierten de los peligros para la sostenibilidad del desequilibrio abismal en las rentas. Al principio se fundamentaba la desigualdad en la inevitable diversidad biológica y geográfica y se soñaba que se llegaría natural y mágicamente a la igualdad. Hoy se valora que la desigualdad genera costes (represión, justicia y cárceles, seguridad) y supone una ineficiencia del sistema. La sociedad desigual genera soluciones de “sálvese quien pueda” porque no se piensa en el otro como compañero, mientras que la sociedad igualitaria promueve soluciones compartidas. Incluso la pobreza compartida en más tolerable que la sufrida junto a la verja de las mansiones.

En este contexto, hay 3 mecanismos para luchar contra la desigualdad:

  • El empleo, y mejor el empleo parcial elegido (reparto del trabajo). Más vale que un estado dé trabajos dignos parciales que dar subsidios a personas paradas. En el mundo tecnológico que se está inaugurando, el mundo del empleo se transforma radicalmente. Muchas funciones ya no es necesario que las realicemos humanos, pero las imprescindibles son las relacionadas con los cuidados, que deberán valorizarse y dárseles una cobertura digna (convenio 118 de la OIT).
  • El sistema fiscal. En la crisis, Portugal perdió riqueza, pero ganó en igualdad. España perdió menos riqueza, pero aumentó su desigualdad.  Los servicio públicos básicos. Luchar contra la degradación ideológica de lo público (cuando se interpreta como ineficiente, corrupto, despilfarrador…) Actualmente las administraciones fomentan, por el contrario, los planes de pensiones privados.
  • Recomendó el trabajo de A. Atkinson “Inequality” con 15 medidas realizables para disminuir la desigualdad. La Iglesia tiene su función política en formar ciudadanos que comparten, que es el colchón de los estados para luchar por la equidad. Hasta ahora, las ONG luchaban contra la pobreza; ahora trabajan para luchar contra la desigualdad, aunque eso sea más difícil de argumentar ante los donantes.

Desde Caritas-REDES se presentó uno de los 17 proyectos amazónicos que la campaña Enlázate por la Justicia está acompañando, entre los que se encuentra el de Açailândia1. La idea es que la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), formada en 2014 a partir de equipos misioneros a lo largo de los 9 países amazónicos, solicitó a Europa y Norteamérica que diéramos voz y apoyo a las luchas en la defensa de la Creación que se vienen desarrollando hace muchos años. La conferencia CELAM de Aparecida 2007 y el inicio del pontificado de Francisco fueron dos aldabonazos definitivos a este movimiento. En España, la citada campaña ha asumido acompañar 17 casos emblemáticos. Desde AMANI estamos en contacto para concretar ese acompañamiento. En marzo la encargada de Caritas de Brasil viaja a Açailândia y a su vuelta tendremos una primera reunión presencial. En la ponencia de las jornadas, Caritas pedía otras congregaciones que se animaran a acompañar alguno de los 17 casos.

El año que viene se ha convocado el Sinodo por la Amazonia, un nuevo hito en el camino marcado por el discurso de Francisco a la Conferencia Episcopal Brasileña2, el discurso a los movimientos populares y la reciente visita a la Amazonia peruana.

C. Cruzado, del Ministerio de Hacienda y la Plataforma Justicia Fiscal nos contó que el sentido de los impuestos es lograr la suficiencia (poder asumir los gastos del estado) y la redistribución. Actualmente el sistema fiscal español no es suficiente. Se recauda poco y mal. Las grandes empresas tienen mecanismos para eludir impuestos (caso de multinacionales afincadas en 2015 en Irlanda, por su bajo impuesto de Sociedades; Trump lo va a bajar análogamente y Google va a regresar a EEUU parte de su negocio).

Las comunidades autónomas compiten por bajar impuestos de Patrimonio y Sucesiones, mientras que las encuestas dicen que la población prefiere pagar impuestos y asegurar los servicios públicos. La presión del capital fuerza a los gobiernos a desoír a la población.

No se paga IVA en la educación, ni en la sanidad… ¡ni en las transacciones financieras! (propuesta de la Tasa Tobin).

LA OCDE advierte que en España el crecimiento no es inclusivo. Nuestro impacto redistributivo es de los menores de la UE, similar al de Bulgaria (advierte FEDEA, vinculada a las grandes empresas del IBEX). La presión fiscal española es unos 70 mil millones de € inferior a la media de la UE.

Las ONG se han dado cuenta que no pueden pedir justicia fiscal en los países del sur sin pedirla en España. El FMI reconoce que los impuestos progresivos no lastran el crecimiento, pero sí lo hace la desigualdad.

1 http://repam.org.br/noticias/geral-17/07-12-2017/jovens-de-acailandia-ma-ganham-premio-fapema-de-desenvolvimento-humano-por-pesquisa-sobre-piquia-de-baixo
2 https://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2013/july/documents/papa-francesco_20130727_gmg-episcopato-brasile.html
3 http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2016/november/documents/papa-francesco_20161105_movimenti-popolari.html

Gonzalo Violero. LMC España


Deja un comentario

Día de Hispanoamérica: “Iglesias jóvenes, alegría y esperanza”

El próximo domingo 4 de marzo celebramos el  Día de Hispanoamérica. 

“Iglesias jóvenes, alegría y esperanza” es el lema para esta jornada,  que entronca con la preparación que está viviendo la Iglesia universal con motivo del próximo Sínodo Episcopal sobre “Los jóvenes, la fe y el acompañamiento vocacional”  que se celebrará en octubre de este año.  Este lema es una llamada a los jóvenes a salir para lanzarse sin miedo a la misión.

El Día de Hispanoamérica recuerda a los misioneros españoles en el continente americano e invita a colaborar con ellos a través de la oración y de la ayuda económica.

materiales Día Hispanoamérica 2018


Deja un comentario

“Comparte lo que importa”. Campaña contra el Hambre 2018. MANOS UNIDAS

MANOS UNIDAS celebra este fin de semana la Campaña contra el hambre número 59. Bajo  el lema COMPARTE LO QUE IMPORTA,  el cartel de este año muestra un teléfono móvil con forma de regadera, una herramienta cotidiana que se utiliza para transformar el paisaje árido de un país del Sur en un frondoso huerto familiar con pozos de agua y árboles de mangos, berenjenas, tomates, pimientos y coliflores. El texto que acompaña al lema y al diseño gráfico es una invitación a que nos sumemos a la lucha de Manos Unidas, a que nos interesemos por las causas del hambre y a que hablemos de ello con nuestros amigos. Y a descubrir los proyectos de desarrollo que se realizan en América, Asia y África gracias a tantísimas personas. El texto es, también, una invitación a seguir colaborando, con aportaciones económicas o mediante el voluntariado. Compartamos lo importante para acabar con el hambre en el mundo, comprometámonos con Manos Unidas.

Este año MANOS UNIDAS nos invita a compartir propuestas de cambio para un mundo más justo. Eso permitirá que todos podamos beneficiarnos de esa inmensa riqueza para sumarnos de una manera decisiva y eficaz en la lucha contra el hambre y la pobreza, no dejando a nadie atrás. Al final, compartir bienes y compartir experiencias de cambio se convierten en las dos caras de una misma moneda: la imperiosa necesidad de humanizar la vida de millones de seres humanos que siguen subsistiendo en condiciones inaceptables.

¿PERO, CÓMO HACERLO?

1. Compartiendo iniciativas de acceso a los alimentos para el consumo humano y no para el beneficio económicomediante alternativas de producción, alternativas de consumo, propuestas de cambio y acciones de denuncia contra la especulación con los precios de los alimentos:

a) Alternativas de producción

  • Acompañar a las comunidades rurales en la producción diversificada en huertos familiares de aquellos alimentos que, por su naturaleza, son difícilmente objeto de especulación (especialmente hortalizas, raíces y tubérculos).
  • Apoyar la producción familiar de un plan nutricional para incorporar en la alimentación dietas alternativas ricas en productos hortícolas.
  • Facilitar infraestructuras y tecnologías de conservación de alimentos para garantizar la seguridad alimentaria, especialmente en tiempos de escasez.

B) Alternativas de consumo

  • Alternativas de consumo local.
  • Huertos comunitarios ecológicos urbanos.
  • Grupos de consumo: grupos de personas que, de forma regular y conjunta, compran alimentos directamente alagricultor o productor.

c) Acciones de denuncia contra la especulación con los precios de los alimentos

Ha habido importantes campañas de denuncia, tanto a nivel europeo como nacional, dirigidas a evitar que las entidades financieras oferten productos financieros que incluyan alimentos básicos. El resultado es muy alentador porque muchas entidades bancarias están abandonando progresivamente las inversiones en los mercados financieros vinculados a productos básicos alimentarios.

2. Compartiendo sistemas de producción medioambientalmente sostenibles

Manos Unidas apoya un modelo productivo sostenible que busca integrar la producción agrícola y el cuidado del medio ambiente, y donde el protagonismo recaiga en las familias campesinas. Además, impulsamos la producción de alimentos para el consumo local, la venta de excedentes preferentemente en el mercado local, la educación en la sostenibilidad y
la denuncia de las causas estructurales de la producción agrícola insostenible. Queremos hacer visible nuestra participación en las campañas «Si cuidas el planeta, combates la pobreza», dentro de la iniciativa Enlázate por la Justicia, junto a Cáritas, Justicia y Paz, REDES y CONfER, y «Cambiemos por el planeta-Cuidemos a las personas» con la Alianza Internacional de Organizaciones Católicas de Desarrollo (CIDSE).

3. Compartiendo propuestas contra la pérdida y el desperdicio de alimentos

Mostraremos experiencias en torno a la pérdida y desperdicio de alimentos y denunciaremos su impacto tanto en los países empobrecidos como en España. Como dijo el papa francisco en la Sede del Programa Mundial de Alimentos, el consumismo de nuestras sociedades «nos ha inducido a acostumbrarnos a lo superfluo y al desperdicio cotidiano de alimento, al cual a veces ya no somos capaces de dar el justo valor, que va más allá de los meros datos económicos. Pero nos hará bien recordar que el alimento que se desecha es como si se robara de la mesa del pobre, del que tiene hambre. Esta realidad nos pide reflexionar sobre el problema de la pérdida y del desperdicio del alimento a fin de identificar vías y modos que, afrontando seriamente tal problemática, sean vehículo de solidaridad y de compartición con los más necesitados».