LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI

En 2017 fueron asesinados 23 misioneros, casi 450 desde el 2000

Deja un comentario

La Agencia Fides ha publicado este jueves el número de misioneros asesinados durante el año 2017, que asciende a 23, que suman a los 424 a los que le habían quitado la vida entre el año 2000 y el 2016. La mayoría son sacerdotes (13), aunque también hay laicos (8) y religiosos (2). Por octavo año consecutivo, el nnúmero más alto se ha registrado en América (11), seguido de África (10) y Asia (2). Por países, Nigeria (5), México (4), Filipinas (2) y Colombia (2) son los que agrupan más casos.

El motivo del asesinato suele tener que ver con intentos de secuestro o robo, realizados con gran ferocidad en contextos de gran pobreza, de una degradación moral y ambiental importante y donde rige la violencia y del desprecio por la vida misma. «Los asesinados son solo la punta del iceberg de la larga lista de trabajadores pastorales, o de simples católicos, agredidos, golpeados, robados, amenazados, como también lo es la de las estructuras católicas al servicio de toda la población, atacadas, vandalizadas o saqueadas», señalan desde Fides.

Los asesinos de sacerdotes o religiosas raramente son identificados o condenados, aunque según la agencia resulta paradigmático la condena este año del instigador del asesinato del misionero español Vicente Cañas, asesinado en Brasil en 1987. «La violencia contra el clero ha aumentado en los últimos años, sin que se vean acciones concretas para detenerla», ha afirmado el padre Omar Sotelo, director del Centro Multimedia de México, que anualmente presenta un informe sobre la violencia y los asesinatos de sacerdotes y religiosos en la nación latinoamericana.

«Hemos denunciado los ataques contra la Iglesia y especialmente el secuestro de los siervos de Dios», constata Marcel Utembi, arzobispo de Kisangani y presidente de la Conferencia Episcopal del Congo.

Según Fides, genera gran preocupación el ver cómo se está extendiendo en diferentes latitudes la plaga de los secuestros de sacerdotes y religiosas, algunos con fin trágico, otros con la liberación, y más con el silencio. No hay noticias, por ejemplo, de la misionera colombiana Gloria Cecilia Narváez, secuestrada el pasado 8 de febrero; o de otras seis religiosas del Corazón Eucarístico de Cristo en Nigeria. Como buena noticia cabe destacar la liberación, entre otros, del padre Tom, el salesiano secuestrado en Yemen.

alfayomega.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s