LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI

Misión en tierra roja (Subir al monte)

Deja un comentario

Entrar en la nueva cultura es un viaje que requiere dedicación, ir conociendo de todo un poco. No solo para ver el gris del panel, sino también, y sobre todo, para contemplar los diferentes colores del panel y pintar con más fuerza los rosas, los verdes, los azules, los amarillos, los rojos… Es saber apreciar, como un niño pequeño curioso por descubrir este mundo y el otro, embelesados ​​sobre cómo funcionan las cosas. Sin juicios. Siempre con nuevos ojos. Lo cual es muy difícil, especialmente cuando eres adulto, cuando tienes ya un bagaje, vicios, opiniones sobre todo y muchas otras cosas.

Entrar en la nueva cultura, la tan escuchada bendita inculturación, es también disfrutar de los momentos en que estamos en la escuela con los compañeros de clase de amárico y otros idiomas, las tardes con la comunidad MCCJ (Misioneros Combonianos del Sagrado Corazón de Jesús), las oraciones en comunidad, las visitas a museos, la comida (que es bastante diferente aquí y casi siempre con un toque de berber, una especia típica de aquí, que le da a todo su sabor picante), las salidas con la comunidad para comer helado o tomar una coca cola (¡sí, aquí también hay de esto!).

Entrar en la nueva cultura no es solo beber del choque cultural del que hablaba en el último artículo, un choque que nos lleva a bajar la montaña. También es sentir la sed de encontrar a Dios en medio de todo esto y subir la montaña. Escúchalo, reza cada dificultad que surja. Como hago ahora, subo al monte. Tuvimos unas dos semanas de descanso de las clases de amárico (mientras la escuela estaba de vacaciones), lo que nos dio la posibilidad de ir una semana a Benishangul-Gumuz, donde comenzaremos la misión en septiembre (si Dios quiere), y también para hacer una semana de ejercicios espirituales.

Es en los Ejercicios donde me encuentro ahora. Un tiempo que ha sido importante para mí, para renovarme, subir la montaña y hablar con Dios. Ha sido un momento de rezar todo lo que vi en Benishangul-Gumuz.

¿Y qué viste allí? Recuerdo como si fuera ahora el día que fuimos a los pueblos de esta región, donde solo viven los Gumuz, para celebrar la catequesis. Salimos de casa alrededor de las 4:30 pm. Viajé en la parte trasera del 4×4 al aire libre, aunque había un lugar para mí dentro, que era más seguro ya que en cualquier momento podía empezar a llover fuerte (lo cual es muy típico aquí en esta época del año, porque estamos en kremt gizê (traduciendo del amhárico, la estación lluviosa.) ¡Pero preferí la vista afuera porque siempre es más original! El viaje afuera también daría paso a poder convivir con los catequistas Gumuz con los que nos reuniríamos (no imaginé que la parte trasera se llenaría de ellos). Pero así fue: por el camino hacia una de las aldeas de Gumuz estuvimos reuniendo a muchos de los jóvenes catequistas. Contemplé que los jóvenes catequistas, hablaban y se reían mucho entre ellos, hablaban en su idioma, Gumuzinha (otro que tendré que aprender), ¡así que no entendía nada! En mi cabeza hice historias y frases en amárico para tratar de hablar. También hablan amárico, pero no todos los gumuz lo hacen. Estos son catequistas elegidos por los MCCJ porque pueden ser puente entre los misioneros y el pueblo Gumuz. Además de darles catequesis, también hacen la traducción amárico-gumuzinha, siendo intermediarios entre nosotros y el pueblo gumuz.

Allí gané coraje y comencé la conversación con uno de los catequistas. Intercambiamos media docena de frases. Sentí amistad y la mirada de que soy diferente. La gente Gumuz es una gente amigable. A diferencia de la reacción común de muchos otros etíopes, que a nuestro paso nos llaman Farengi (extranjeros), los Gumuz nos miran con una sonrisa. Ellos nos ven como amigos, como aquellos que han recordado a su pueblo y que los han estado protegiendo. Son muy negros, a diferencia del típico etíope que generalmente tiene un color de piel más marrón. Esta es también la razón por la cual son personas tan marginadas, ya que muchos no los consideran la verdadera «raza» de los etíopes.

En un cierto momento, los catequistas fueron distribuidos por diferentes casas. Con ellos salimos de la camioneta y estuvimos llamando a niños y jóvenes a participar en la catequesis. Un apretón de manos, una mirada a los ojos… ¡cómo me gustaba mirarlos a los ojos! Llamamos a muchos, pero no todos vinieron. Todavía tienen miedo de abandonar sus hogares, dado los acontecimientos que ocurrieron en junio (cuando fueron atacados por el pueblo amara). Aún así, puedo deciros que muchos fueron los catecúmenos que, en la oscuridad de esa noche, llenaron esa casa hecha de palos, donde celebramos las diversas catequesis.

Lo que vi y viví esa semana en Benishangul-Gumuz despertó en mí una doble sensación de emoción. Entre las ideas surgieron proyectos para comenzar, pero también vino el miedo, la sensación de incapacidad. Y aquí, durante esta semana de Ejercicios, fue un momento para renovar la confianza, lo mismo que me hizo decir SÍ, el día de mi envío, como María, “He aquí la sierva del Señor. Deja que tu palabra se cumpla en mí”. Al subir la montaña, me doy cuenta de que no soy capaz de realizar esta misión. No lo soy, y no lo somos. Pero no estamos solos. ¡Asumir nuestra incapacidad humana, nuestras debilidades y nuestra dependencia del Amor de Dios a veces es tan difícil! Ser humano es querer con tanta frecuencia tener el control de nuestra vida. Pero no nos equivoquemos. No te confundas Carolina, no eres dueña de tu vida. Ella es un regalo de Dios. Aquí, curiosamente durante los Ejercicios Espirituales, viví el día de la Transfiguración del Señor, encarnándola. Recé. Dejé (y dejo) que esta transfiguración del Señor se haga en mí. De hecho, solo tengo que «no temer». Porque aquí, en esta montaña, acepto nuevamente la invitación de Dios: “Levántate, mira, cruza, sígueme, tal como eres… con miedos, debilidades, errores, pero también dones. ¡Acéptate como te creé! ¡Sígueme! Y lo sigo.

Y es siguiéndolo que os dejo mi tierno abrazo. Os pido una oración especial por la misión que Dios quiere que construyamos allí. Que no sea el fruto de nuestras ideas de misioneros europeos, sino que sea la inspiración del Espíritu Santo, porque la misión nunca será nuestra. La misión es de Dios.

Vuestra amiga Laica Misionera Comboniana, Carolina Fiúza

En RED – Diócesis Leiria Digital Magazine – Fátima, No. 30, 25 de julio de 2019 (disponible en https://leiria-fatima.pt/noticias/subir-ao-monte/ )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.