LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

Encuentro LMC-Europa

A finales de julio, los LMC de Europa (Alemania, Polonia, Italia, Portugal y España) nos hemos reunido on line bajo el lema: Celebrar nuestros talentos y experiencias como LMC. Reproducimos la crónica realizada por Alberto de la Portilla, del Comité Central LMC.

El comité europeo realizó en enorme esfuerzo de organización. No fue sencillo, pero al final las traducciones simultaneas posibilitaron que los LMC de diferentes países pudieran participar y aprovechar todo lo comentado.

La idea del encuentro era ofrecer variedad de contenidos y experiencias en función de los intereses, de las actividades y compromisos que como LMC desarrollamos en Europa o desde Europa.

LMC Europa

El encuentro comenzó con la intervención de los LMC de Alemania que compartieron su gran trabajo en el tema de la Paz. Comenzaron apoyando los proyectos combonianos por el desarrollo de la paz en Sudán y han ido ampliando este abanico a las diferentes realidades conflictivas que enfrentamos en el planeta e incluso a nivel local en nuestro medio más cercano. Todo ello con una metodología de aproximación que busca entender el conflicto y promover soluciones válidas para todos.

Posteriormente los LMC de Polonia nos animaron a reflexionar sobre la manera de sensibilizar sobre el trabajo que realizamos y recoger fondos para ello. Se destacó mucho la importancia de incluir a los colaboradores, no solo alguien que pueda dar una ayuda puntual sino de establecer un vínculo que permita dar seguimiento al trabajo que vamos desarrollando y que las personas se sientan parte de él. Nos expusieron diversas iniciativas y posibilidades. Después desde otros países se compartieron igualmente diferentes iniciativas que se realizan y están dando sus pequeños frutos.

LMC Europa

Seguidamente tuvimos un tiempo de reflexión sobre la misión en familia. Fue un tiempo rico donde, desde la experiencia, se compartió lo que supone estar en misión en familia. La incomprensión a veces por parte de algunos que piensan que estar en misión es tener mucho tiempo para hacer actividades mientras que desde la experiencia constatamos que es verdaderamente nuestro testimonio de vida, en este caso como familia, el que nos acerca más a la gente, a su día a día.

También estuvimos reflexionando sobre la importancia de escoger lugares donde la familia pueda estar. Donde el nivel de violencia no sea alto y a la vez sea posible tener unos mínimos de educación y cuidado sanitario para los hijos e hijas. También la importancia del diálogo en la familia, especialmente cuando los niños van llegando a su adolescencia y juventud que van tomado sus propias decisiones y opciones vitales. En general constatamos que es una gran riqueza para los niños. Sin duda un tema muy bonito y muy ligado a nuestra realidad laical.

LMC Europa

Después de un merecido tiempo de descanso para almorzar retomamos los talleres con el testimonio misionero de la comunidad portuguesa de Fetais. Los LMC portugueses decidieron el año pasado abrir una presencia comunitaria en la periferia de Lisboa. En un barrio con una gran diversidad de nacionalidades donde destacan las de migrantes que provienen de antiguas colonias portuguesas de África, pero donde también hay presencia de latinoamericanos y personas de origen asiático. Todo ello con portugueses, muchos de ellos de etnia gitana.

Toda esta gran diversidad hace que vivir allá diste mucho de lo habitual en el país. Sin duda un crisol de culturas que trae mucha riqueza, pero a veces con muchas dificultades ligadas a su condición de exclusión.

Esta experiencia dio pie también a un debate de los derechos de los migrantes en la unión europea, la política común que no facilita la inmigración y cómo también la desigual exigencia de un país u otro puede hacer que las personas se vean más perjudicadas en función de la legislación local.

A continuación, los LMC de España nos ayudaron a adentramos en una muy elaborada presentación de la importancia de la incidencia política en nuestra acción misionera en Europa. Tomar conciencia de como el Papa Francisco nos anima a un posicionamiento y una responsabilidad política cada vez mayor como laicos pues la política, como servicio del bien común, marca definitivamente la vida de la gente. Lo importante de la influencia en el cambio de legislaciones, la sensibilización de las personas para los diferentes temas que tanto afectan como el cuidado del planeta, las migraciones, etc.

La presentación fue acompañada con la intervención externa de la hermana Benjamine que nos habló del trabajo realizado desde Talita Kum contra la Trata de personas a nivel internacional. O el Hermano Simone que nos habló del trabajo en VIVAT internacional y la presión que se intenta hacer tanto en el ONU como en Ginebra para el cambio de políticas globales o el P Lorenzo que nos compartió la lucha que desde la red Iglesia y Minería se tiene contra el estractivismo minero abusivo que se realiza en América Latina. Todos ellos reforzando la responsabilidad y la necesidad de un trabajo en este sector que tenemos desde Europa.

La última sesión del día estuvo a cargo de los LMC de Italia que nos presentaron varios de los proyectos que desarrollan en diversas partes del país. Desde la acogida de migrantes en la comunidad La Zattera en Palermo. Un lugar donde organizar la vida, descansar y lanzarse a la integración en la nueva sociedad.

En esta línea desde Venegono nos expusieron los proyectos que desarrollan desde la ONG Combinazione como las varias casas de acogida para refugiados que llevan adelante, donde actúan desde la primera acogida hasta un último recurso de camino a la vida independiente donde facilitar esa salida de los anteriores recursos.

También nos expusieron el trabajo de sensibilización en las escuelas. Llevar las realidades del mundo a los niños y jóvenes, con proyectos de sensibilización adaptados a las diferentes edades y donde también se cuenta a veces con el testimonio de africanos migrantes. O incluso con la edición de un libro que ayuda a entrar y abarcar más la realidad de una sociedad cambiante y el protagonismo de todos en esta sociedad, especialmente de los más jóvenes.

Por último, Simone nos compartió la experiencia de vida como LMC en la comunidad religiosa comboniana de Castel Voturno y en especial su trabajo en la asociación Black and White que procura ofrecer alternativas educativas y de ocio a los hijos de migrantes que llegaron a Italia y que ni siquiera habiendo nacido en Italia tienen derecho a la ciudadanía italiana. También como este recurso se convierte en el único lugar de ocio o posibilidades de estudio para estos chicos y chica por las malas condiciones del barrio donde viven.

Para finalizar este día tan intenso pudimos tener un tiempo de tranquilidad y oración juntos organizado desde España. Una oración sencilla en las diferentes lenguas, donde poder poner a los pies del Señor todo lo compartido, las necesidades de todas aquellas personas a las que servimos y nuestra voluntad de seguir en el camino allá don Él nos llame.

Con el Padrenuestro en cada una de nuestras lenguas cerramos este bonito día de compartir y soñar juntos desde los dones y servicios que cada uno desarrollamos. Con seguridad habrá iluminado a muchos para nuevas iniciativas y animado a todos sabiendo que estamos juntos en esta causa común que es el Reino de Dios.

Un abrazo a todos y gracias a los que participasteis pues con vuestras aportaciones nos hicisteis crecer.

Alberto, Comité Central LMC


Deja un comentario

Asamblea LMC de España

Del 2 al 7 de agosto hemos celebrado nuestra Asamblea en Castrillo de la Vega (Burgos). Hemos retomado con ilusión este momento de encuentro, reflexión y escucha al Señor para plantear juntos los retos del nuevo curso.

Dedicamos dos días a la formación en la línea del franciscano Javier Garrido, reflexionando sobre el proceso de seguimiento de Jesús: vivir de creencias, vivir de ideologías, vivir en verdad. Y dentro de este marco, nos detuvimos en cómo vivimos nuestra relación con los bienes materiales.

Más adelante, repasamos la situación de las distintas misiones en las que participamos conjuntamente los LMC de distintos países: Mongumba (R. Centroafricana), Carapira (Mozambique), Arequipa (Perú), Açailândia (Brasil) y la nueva misión de Kitelakapel (Kenya), desde la que tuvimos la alegría de contactar directamente con la LMC italiana Linda, y también de saber que nuestra compañera Tere Monzón, recientemente retornada de Mozambique, podría dedicar un periodo breve, en torno a 1 año, en la misión de Mongumba para fortalecer la comunidad que se encuentra temporalmente mermada. Tere, presente en la asamblea, nos compartió su testimonio misionero de su última etapa en Mozambique, mientras que Xoan Carlos Sánchez nos compartió on line desde Açailândia, justo antes de acoger allí el Foro Social de Familia Comboniana, que da continuidad al Foro Social Panamazónico (FOSPA) celebrado en Belem.

Dedicamos también un tiempo a reflexionar sobre el trabajo de coordinación a nivel europeo y una de las propuestas surgidas en el reciente taller on line de los LMC-Europa, para incorporar el enfoque de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) a nuestra vida misionera, concretamente en su vertiente de denuncia profética.

Con enorme alegría recibimos también a dos nuevas misioneras, Juliana y Pauline, que han completado su etapa de discernimiento. Por otra parte, nuestro compañero Leo, de Tenerife, compartió que estaría disponible para partir a una misión internacional en septiembre del próximo año.

En cuanto a las líneas de trabajo para el nuevo curso, hicimos una breve revisión de cómo estamos caminando en las propuestas surgidas en la última Asamblea Internacional (Roma-2018), para detectar aquellas en las que debemos incidir especialmente. También abordamos la Animación Misionera, en la que siempre cuidamos especialmente el acompañamiento del grupo juvenil Combojoven que realizamos junto a los Misioneros Combonianos (MCCJ) y las Misioneras Combonianas (SMC), así como la comunicación con las Delegaciones de Misiones. Este año coinciden los Capítulos Generales de estas dos instituciones hermanas, por lo que estaremos muy pendientes de los procesos y reflexiones que se generen. Una buena noticia en este sentido es que en la revisión de la Regla de Vida de los MCCJ aparece por primera vez la relación con los LMC.


Deja un comentario

EVANGELIO DEL 4º DOMINGO DE PASCUA (8 MAYO, BUEN PASTOR)

Según san Juan (10,27-30): Un cierto día, dijo Jesús: «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno.»

DIOS NO ESTÁ EN CRISIS

Es más frecuente de lo que pensamos. Los creyentes decimos creer en Dios, pero en la práctica vivimos como si no existiera. Este es también el riesgo que tenemos hoy al abordar la crisis religiosa actual y el futuro incierto de la Iglesia: vivir estos momentos de manera «atea».

Ya no sabemos caminar en «el horizonte de Dios». Analizamos nuestras crisis y planificamos el futuro pensando solo en nuestras posibilidades. Se nos olvida que el mundo está en manos de Dios, no en las nuestras. Ignoramos que el «Gran Pastor» que cuida y guía la vida de cada ser humano es Dios.

Vivimos como «huérfanos» que han perdido a su Padre. La crisis nos desborda. Lo que se nos pide nos parece excesivo. Nos resulta difícil perseverar con ánimo en una tarea sin ver el éxito por ninguna parte. Nos sentimos solos, y cada uno se defiende como puede.

Según el relato evangélico, Jesús está en Jerusalén comunicando su mensaje. Es invierno y, para no enfriarse, se pasea por uno de los pórticos del Templo, rodeado de judíos, que lo acosan con sus preguntas. Jesús está hablando de las «ovejas» que escuchan su voz y lo siguen. En un momento determinado dice: «Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre».

Según Jesús, «Dios supera a todos». Que nosotros estemos en crisis no significa que Dios esté en crisis. Que los cristianos perdamos el ánimo no quiere decir que Dios se haya quedado sin fuerzas para salvar. Que nosotros no sepamos dialogar con el hombre de hoy no significa que Dios ya no encuentre caminos para hablar al corazón de cada persona. Que las gentes se marchen de nuestras Iglesias no quiere decir que se le escapen a Dios de sus manos protectoras.

Dios es Dios. Ninguna crisis religiosa y ninguna mediocridad de la Iglesia podrán «arrebatar de sus manos» a esos hijos e hijas a los que ama con amor infinito. Dios no abandona a nadie. Tiene sus caminos para cuidar y guiar a cada uno de sus hijos, y sus caminos no son necesariamente los que nosotros le pretendemos trazar.

José Antonio Pagola (www.gruposdejesus.com)


Deja un comentario

SALTOS MORTALES…

En estos días, el misionero comboniano Lorenzo Díez Maeso (en la foto) regresó a Perú tras nueve años de servicio misionero en España, los últimos siete vividos en la comunidad comboniana de Madrid. El segundo domingo de Pascua presidió la Eucaristía en la capilla San Daniel Comboni y se despidió de la gente muy agradecido por todo el cariño recibido.

Será el tercer período misionero del P. Lorenzo en Perú, un país donde ya ha trabajado durante 19 años. A sus 73 años, viajó feliz y sin conocer todavía el servicio misionero que le será demandado, pero dispuesto a aceptarlo sea el que sea.

Estos «saltos mortales» de continente y de cultura a edades relativamente avanzadas solo los pueden dar personas con un corazón misionero muy grande.

La comunidad de laicos misioneros da gracias a Dios por los años de acompañamiento con Lorenzo, y le asegura oraciones y todo el cariño para la nueva misión (ver hozana.org)


Deja un comentario

@COMBOJOVEN: nuevos estilos de vida

El pasado fin de semana tuvimos la suerte de compartir con #COMBOJOVEN en Madrid, algunas cuestiones que nos inquietan y preocupan. El tema de la unidad en este mundo tan polarizado, el ECUMENISMO ya no como una tendencia, sino como una filosofía de vida que nos haga buscar lo positivo de los demás y no las diferencias, para poder seguir caminando juntos. Para eso necesitamos el CENÁCULO, promover y fomentar espacios de encuentro “donde pasan cosas”, donde se comparte, donde se vive y experimenta el amor de Dios y la acción del Espíritu.

Sólo en comunidad y sólo apoyándonos en los demás podremos avanzar, contemplar al diferente, amar lo que desconocemos.
Han sido dos días intensos en los que jóvenes venidos de distintas ciudades de España han “parado” sus vidas, para escuchar, compartir, dialogar, reflexionar y disfrutar del encuentro con personas que no se conforman y que quieren seguir optando libremente por una vida más plena.