LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

Bendición para el nuevo año

Que tu mirada gane en hondura y detalle

para que puedas ver más claramente

tu propio viaje con toda la humanidad

como un viaje de paz, unidad y esperanza.

 

Que seas consciente de todos los lugares

por los que caminas y vas a caminar en el nuevo año,

y que conozcas , por experiencia, qué bellos son los pies

del mensajero que anuncia la paz y la buena noticia.

 

Que no tengas miedo a las preguntas

que oprimen tu corazón y tu mente;

que las acojas serenamente y aprendas a vivir con ellas

hasta el día en que todo se remanifieste y sepa.

 

Que des la bienvenida con una sonrisa

a todos los que estrechan tu mano:

las manos extendidas forman redes de solidaridad

que alegran y enriquecen con su presencia protectora.

 

Que sea tuyo el regalo de todas las cosas creadas;

que sepas disfrutarlas a todas las horas del día;

y que te enfrentes, con valentía y entusiasmo,

a la responsabilidad de cuidar la tierra entera.

 

Que el manantial de la ternura y la compasión

mane sin parar dentro de ti, noche y día,

hasta que puedas probar los gozos y las lágrimas

de quienes caminan junto a ti, tus hermanos.

 

Que despiertes cada mañana sereno y con brío,

con la acción de gracias en tus labios y en tu corazón,

y que tus palabras y tus hechos, pequeños o grandes,

proclamen que todo es gracia, que todo es don.

 

Que tu espíritu esté abierto y alerta

para descubrir el querer de Dios en todo momento;

y que tu oración sea encuentro de vida, de sabiduría

y de entendimiento de los caminos de Dios para ti.

 

Que tu vida este año, cual levadura evangélica,

se mezcle sin miedo con la masa

y haga fermentar la Iglesia y el mundo en que vivimos,

para que sean realmente nuevos y tiernos.

 

Y que la bendición del Dios que sale a tu encuentro,

que es tu roca, tu refugio, tu fuerza, tu consuelo

y tu apoyo en todo momento, lo invoques o no,

descienda sobre ti y te guarde de todo mal.

Florentino Ulibarri


Deja un comentario

2018, un año lleno de experiencias y vivencias misioneras

A las puertas del año nuevo recordamos y agradecemos todo lo vivido y celebrado en este año 2018.

Gracias a  todos/as los que, con vuestra vida y entrega misionera, hacéis creíble cada día que el Reino de Dios se hace presente en los más pobres y abandonados.

FELIZ  AÑO 2019 !!!

 

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

Finalizó la VI Asamblea General de los LMC en Roma… ánimo en la Misión.

Acaba de concluir nuestra VI Asamblea Internacional de los LMC en Roma. Durante estos días ha sido difícil poder escribir y compartir con todos como se iba desarrollando. Ha sido una semana intensa de trabajo en grupos, plenarios en múltiples idiomas y de consensuar acuerdos.

Una semana de encuentros personales, donde hemos hecho presencia en la vida de los demás, hemos entendido un poco mejor como cada uno vive nuestra común vocación LMC en cada país, en cada cultura. Donde nos hemos alegrado con los logros, preocupado por las dificultades, animado a acompañar y cuidar las heridas o a acompañar a los que caen enfermos. Pero todos y todas desde este espíritu de familia LMC internacional que quiere hacerse presente en el sostenimiento mutuo de esta vocación y en el apoyo al servicio que el Señor nos encomienda como movimiento LMC internacional.

Asamblea LMC RomaTambién ha sido un momento privilegiado de oración y celebración conjunta. De compartir desde nuestra fe, nuestra común vocación LMC. Cada uno llamado por Jesús a salir al camino de la humanidad, al encuentro personal con el más débil y excluido. Jesús que estamos esperando en este adviento y que sabemos no nace en un palacio o entre los poderosos, sino que pide posada en las periferias para terminar naciendo en un humilde pesebre. Jesús desde su nacimiento nos muestra donde debemos estar para encontrarnos con Él.

Un momento donde María ha estado muy presente. En nuestra pequeña cripta nos acompañaba un cuadro de la Virgen de Guadalupe. María que se hace cercana e intercesora de los últimos, de los pueblos indígenas de América, y posibilita la inculturación de la fe. Maestra en el camino. María que lleva a Jesús en este tiempo de adviento, tiempo de esperanza. Ella y las diferentes advocaciones de María han estado muy presentes durante esta semana, como madre que nos quiere acompañar.

Asamblea LMC RomaComboni a los pies del altar nos ha recordado en todo momento lo específico de nuestra vocación. Una vocación que busca ser “católica” (universal), porque solo si todos nos unimos será posible al regeneración de este Mundo.

Una bola del Mundo que también ha estado a los pies del altar, representando todas esas situaciones que debemos servir, partiendo de la propia madre tierra, maltratada por un sistema de sobreexplotación y ocupándonos de sus hijos e hijas que sufren las desigualdades de este mundo, el injusto reparto del acceso a las riquezas y de las maravillas que Dios colocó para todos, para que pudiéramos tener un vida plena.

Asamblea LMC RomaCon un camino donde hemos reconocido el camino recorrido en estos seis años desde cada rincón del mundo. Muchas han sido las realidades de nuestra humanidad que se han hecho presentes, recordando donde cada uno de nuestros LMC está presente. Queremos seguir siendo Iglesia en salida, iglesia desacomodada que parte con humildad a acompañar la vida de los empobrecidos, que reconoce en la diversidad riqueza, que necesita seguir aprendiendo con los demás a descubrir el rostro de Dios más completo posible, aquel leído y descubierto por cada una de las culturas de este mundo.

Comunidad de comunidades que quiere estar presente allá donde el Señor nos coloca. Que quiere mirar a su alrededor y no conformarse. Acercarse a estas realidades de frontera, allá donde los demás no quieren ir, y hacerse pueblo con el pueblo. Disponible a dejar su tierra o a acompañar en su propia tierra estas realidades de misión. Porque la misión no entiende de fronteras y geografías sino de personas. Un mundo globalizado que necesita una respuesta común.

Asamblea LMC RomaPor eso reconocemos, gritamos, rezamos: ¡Un mundo, una humanidad, una respuesta común!

Por eso hemos cantado una y otra vez que “Tudo está interligado, como se fôssemos um… tudo está interligado nesta casa común”.

Ahora se abre un tiempo de oración, de discernimiento para entender el paso de Señor por nuestras vidas, por nuestra asamblea. Para entender las conclusiones que entre todos y todas hemos conseguido consensuar.

Tiempo de estudio, reflexión y oración en cada una de nuestras comunidades. Porque como la Palabra, estas conclusiones, leídas en comunidad tienen un sentido más pleno.

Que el Señor nos conceda la valentía para dar un paso adelante y la fidelidad para mantenernos junto a Él en este camino de servicio misionero.

¡Feliz Navidad a todos y cada uno!

Alberto de la Portilla, LMC


Deja un comentario

FELIZ NAVIDAD

Tú nos alegrarás el alma, nos harás fecundos,
nos aliviarás las enfermedades,
ensancharás nuestro corazón,
nos quitarás los miedos con tus sonrisas.

Impulsarás nuestros sueños, llenarás de amor el vivir diario,
magnificarás las pequeñas ternuras, nos invitarás a amar cada día más,
dispondrás nuestras manos al servicio ante tu fragilidad.

Tú pondrás sosiego en nuestros ritmos, llenarás de PAZ nuestras luchas,
pintarás de novedad nuestras rutinas, nos convertirás en niños
ante tu mirada y tu pequeñez desnuda.

Sólo esperarte, hacerte un hueco, ya nos exige, nos invita,
nos complica, nos interroga, nos compromete y, desde hoy,
nos trae una nueva VIDA, que no es tal si no se ENTREGA.

FELIZ  NAVIDAD


1 comentario

La santidad vivida en comunidad

Los dias 6 al 9 de diciembre tuvo lugar en Cubas de la Sagra, un pueblo al sur de la comunidad de Madrid, el último Encuentro de Laicos Misioneros Combonianos de España. El tema principal del encuentro fue la espiritualidad comboniana dirigido por la hermana Prado. Los asistentes tuvimos la oportunidad de profundizar, reflexionar y meditar sobre la llamada a la santidad a la que todos los bautizados somos llamados, tal y como nos propone el papa Francisco en su exhortación apostólica Gaudete et Exsultate.
Fueron tres días para el reencuentro, la fraternidad, la oración y una puesta a punto en nuestra llamada a la Misión desde el carisma de San Daniel Comboni.
En mi caso, tras mi reciente incorporación al movimiento LMC, han sido unos días para dar gracias al Padre por querer contar conmigo para la Misión y por permitirme hacerlo dentro de esta comunidad que me recibe con los brazos abiertos.

Comboni quería misioneros y misioneras santos y capaces. Hombres y mujeres dispuestos a dar lo mejor de sí mismos, queriendo vivir su llamada a la santidad desde la cotidianeidad de su vida y siempre vivida (la santidad) en comunidad.

Leo Yanes. LMC Canarias