LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI


Deja un comentario

Ecos de la Asamblea anual LMC España

DSC07313

Como ya os compartíamos en una anterior entrada, del 3 al 8 de agosto los LMC de España celebramos nuestra Asamblea anual.

Han sido unos días de encuentro en familia donde, guiados por el Espíritu, hemos podido hacer balance del curso que termina al mismo tiempo que hemos analizado los desafíos y retos que la misión nos presenta aquí y ahora.

Además este año hemos podido contar con la presencia de  varias personas procedentes de Kenia, Camerún y Zaragoza que están en la etapa de discernimiento y que han querido conocernos más de cerca. Ha sido todo un regalo contra con ellas.

Estos son algunos de sus testimonios:

“Bajé en la estación Rosa de Lima; había llegado a Burgos; su casi milenaria catedral, que se alzaba imponente en la ciudad, así me lo hacía ver. Me quedaban por delante días de hermandad y oración en medio de un paraje natural. La comunión con el Creador y con mis compañeros misioneros fue casi siempre alrededor de un enorme pino que servía de hogar a pequeñas aves del cielo.

Me acerqué a la MISIÓN en mayúsculas.

 Los campos de girasoles doraban el camino hacia Silos. Entendí que Dios está en todas partes: en un monasterio o en la naturaleza, ya que, su eco retumbaba también en las montañas. Es allí donde se observa el vuelo de águilas reales, buitres o halcones.

 Los días, con sus noches fueron pasando y la familia LMC se hacía más grande, porque el Señor así lo quiso. Cantos, bailes y la pandemia, dejando algo de tregua, nos permitió mirarnos y de esa forma acariciarnos supliendo a veces ese abrazo que tanto deseábamos”.

 Rosa María (Zaragoza)

DSC07335

“El hecho de que los LMC nos hayan invitado a los discernientes a participar, compartir y vivir  la asamblea  anual  con ellos permanecerá  en nosotros con un sentimiento de gratitud.

Estar y compartir  experiencias con los LMC me ha hecho encender  las llama misionera que llevo dentro.

Nuestro encuentro acabó con la celebración  de la Eucaristía  que fue muy emocionante. Ver a los niños viviendo una cultura misionera, de alegría, cantos y bailes misioneros. Me gustaría repetir”.

Pauline (Kenia)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Deja un comentario

Asamblea LMC España Agosto 2021

Del 3 al 8 de agosto está teniendo lugar en Castrillo De la Vega (Burgos) la Asamblea anual de los LMC de España. Después de más de un año sin poder encontrarnos presencialmente, es una alegría poder celebrar el reencuentro y disfrutar de unos días en la naturaleza y compartir con los hermanos/as nuestros proyectos con nuestra mirada siempre puesta en la misión.

Dia de Africa


Deja un comentario

¿QUIÉN ES ÁFRICA PARA TÍ?

Celebramos hoy el día internacional de África. Un día para celebrar la vida y esperanza que encierra este gran continente y sus pueblos.

Desde nuestra ONGD Amani-Laicos Combonianos por el Sur queremos dar voz a diferentes personas africanas por origen o corazón para que nos compartan qué supone África para ellos/as.

Haciendo click en cada imagen del árbol podrán escuchar el testimonio de cada una de las personas que participan.

6fb946bc-e4fe-43be-8458-5d1659b18303


Deja un comentario

A las puertas de una Semana Santa diferente

89d9c856-f78f-492d-b463-550e484dac4bEtiopía es un país muy diferente al resto, en muchos aspectos. Entre ellos, el calendario propio, tanto el civil como el religioso. Los cristianos siguen el calendario Ortodoxo (tanto los ortodoxos como los católicos), en el cual, la Semana Santa comenzó ayer domingo 25 de abril (día 17 del mes Miaziah para los etíopes).

En estos días hemos estado en la Cuaresma, periodo que se caracteriza por el ayuno y por el compromiso personal y voluntario de abstinencia para hacer un replanteamiento de nuestro modo de vida.

Sin embargo, nuestra gente lleva padeciendo un ayuno forzado desde hace semanas. Desde que el conflicto se radicalizó y las negociaciones para llegar a un acuerdo de paz en nuestra región se rompieron, miles de familias de todas las etnias tuvieron que abandonar sus hogares, y fue entonces cuando comenzó este periodo impuesto de verdadera penitencia y abstinencia.

fc6e8203-500a-44d2-a23e-f5a351a1deeaAbstinencia de comida, porque huyeron con lo puesto, pensando que sería temporal; y estuvieron días, sino semanas, sin poder entrar en ninguna aldea, deambulando por los bosques, sin comer durante largos periodos, para poder alimentar con lo escaso que tenían a los bebés y a los niños y niñas de menos edad. Ese ayuno obligado les ha mantenido sin apenas fuerza durante más de una semana, y la malnutrición ha aflorado, así como problemas de salud relacionados.

Abstinencia de refugio, porque no les dio tiempo ni a coger con qué taparse. Sin mantas para protegerse de la fría y húmeda noche de los bosques, ni del calor sofocante de los días bajo el sol. Además, forzados a dormir sobre el suelo, sin nada sobre lo que reposar y sin nada que los cubra; expuestos a todo tipo de animales e insectos, especialmente el mosquito, que ha causado estragos, dando lugar a un rebrote importante de malaria, que está manifestándose ahora.

Abstinencia de salud, puesto que las situaciones antes mencionadas, así como el estrés, la preocupación, el miedo y la angustia están provocando el florecimiento de todo tipo de enfermedades físicas, así como empeoramiento de la salud psicológica, sobre todo de los más vulnerables. La desesperanza tiene un efecto negativo que ni podía imaginar, y que se materializa también en el cuerpo.

Abstinencia de seguridad, puesto que no sólo están expuestos a las inclemencias del tiempo, sino a los ataques de las milicias de las diferentes etnias, de los que por desesperación se dedican al pillaje, de los que quieren sacar beneficio del conflicto. Es tan frágil la vida en esta tesitura, que parece que ha perdido todo su valor.

Mañana comenzará la Semana Santa con el Domingo de Ramos. Con la ausencia de casi toda nuestra gente, con la inseguridad de si volveremos a ver a muchos de ellos, y con el sufrimiento que se está padeciendo enquistado en nuestro corazón. La Pasión y Muerte de Jesús tiene más sentido que nunca en estos momentos en los que, para cientos o miles de personas, cada día es un Calvario.

64009d42-0466-465f-be1f-a2cd331b296aPor eso, la Última Cena tiene que recobrar todo el sentido, cuando Jesús, antes de comenzar, se puso a servir a los suyos y les lavó los pies, un gesto entendido en su época como una humillación del que debe reverenciar al que está por encima. Sin embargo, Él le dio un significado nuevo, escenificando una de las mayores obras de misericordia que existen: sirva nuestra fe en Dios para buscar servir y no ser servidos. No podemos quedar impasibles ante el sufrimiento del hermano, de la hermana. Que no nos sea ajeno, sino “prójimo” el padecer de nuestra gente (entendido desde la fraternidad universal).

Desde nuestra misión en Gilgel Beles, desde el principio abrimos nuestras puertas a los miles de refugiados que hay por los bosques alrededor de nuestra zona. Con los escasos medios que teníamos, buscando hasta debajo de las piedras, y con la colaboración de nuestra diócesis en Etiopía, así como del gobierno local (colaboración escasa por el número de necesidades que hay) intentamos aliviar en los poco a los que alcanzamos, centrándonos principalmente en los más vulnerables.

Para los enfermos y enfermas y para las embarazadas creamos un puesto médico de emergencia, que se ve siempre desbordado por los numerosísimos casos de malaria, tifus y tifoidea, problemas graves de piel, neumonías, malnutrición severa, etc. Para los niños y niñas creamos un comedor diario, que por desgracia se ve casi siempre superado por las necesidades.

d6b1acba-5431-46ce-9135-3974cd8c4727Los medios son insuficientes, las fuerzas flaquean, el número de personas que llega a diario aumenta, las necesidades se multiplican, los días pasan y las situaciones se agravan. Pero al final del día, cuando nuestra esperanza está a punto de ser superada, nos percatamos de que todos los niños y niñas han recibido al menos una comida, los enfermos han sido medicados y como mínimo, reconocidos, las mujeres han recibido atención, y el reparto de ropa y medios para protegerse ha concluido. Que donde no había comida para todos llegó, y donde no había plan la solución surgió.

Como decía San Agustín, “trabaja como si todo dependiera de ti, confía como si todo dependiera de Dios”. Esos sencillos milagros del día a día son los que me hacen reconocer que a pesar de lo encabezonados que estamos de estropear su obra, Dios nos sigue cuidando y protegiendo, sobre todo cuando nada queda, “sólo Dios basta”.

Con ese sentimiento agridulce, de confianza por un lado, y de desaliento por la situación por otro, comenzamos la Semana Santa; con la vista siempre puesta en la Resurrección, es decir, en la confirmación de que a pesar de todo, la bondad y el perdón deben de tener siempre la última palabra. Y es difícil creérselo con lo que la gente está viviendo, pero, ¿era caso esperada la resurrección?

Porque, si esos “milagros inesperados del día a día” no son señal de que hay un Dios que desborda Amor, “que venga Dios y lo vea”.

David Aguilera Pérez, Laico Comboniano en Etiopía


Deja un comentario

Domingo de Pascua: Una fe que nos abre a la esperanza

91526099_1377939839075306_4813103586424651776_n

El Señor Resucitado nos da su Espíritu, su paz y su perdón. Nos envía como sus discípulos misioneros, con la misma misión que Él recibió de su Padre: Anunciar su Reino a todas las gentes.

«¡No nos dejemos robar el entusiasmo misionero!

¡No nos dejemos robar la alegría evangelizadora!

¡No nos dejemos robar el Evangelio!

¡No nos dejemos robar el ideal del amor fraterno!

¡La fuerza de la Resurrección es imparable!» (Francisco. Evangelii Gaudium)