LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI

Viernes Santo. 30 de marzo de 2018

Deja un comentario

Juan 18,1-19,42
C. En aquel tiempo, salió Jesús con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto, y entraron allí él y sus discípulos. Judas, el traidor, conocía también el sitio, porque Jesús se reunía a menudo allí con sus discípulos. Judas entonces, tomando la patrulla y unos guardias de los sumos sacerdotes y de los fariseos, entró allá con faroles, antorchas y armas. Jesús sabiendo todo lo que venia sobre él, se adelanto y les dijo:
+. “¿A quién buscáis?”
C. Le contestaron:
S. “A Jesús, el Nazareno.”
C. Les dijo Jesús:
+. “Yo soy.”
C. Estaba también con ellos Judas, el traidor. Al decirles: “Yo soy”, retrocedieron y cayeron a tierra. Les preguntó otra vez:
+. “¿A quién buscáis?”
C. Ellos dijeron:
S. “A Jesús, el Nazareno.”
C. Jesús contestó:
+. “Os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mí, dejad marchar a éstos.”
C. Y así se cumplió lo que había dicho: “No he perdido a ninguno de los que me diste.” Entonces Simón Pedro, que llevaba una espada, la sacó e hirió al criado del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. Este criado se llamaba Malco. Dijo entonces Jesús a Pedro:
+. “Mete la espada en la vaina. El cáliz que me ha dado mi Padre, ¿no lo voy a beber?”

seguir leyendo

El crucificado es la expresión máxima de la ternura entregada hasta el extremo e la tarea de aliviar el sufrimiento de los últimos. Por eso la ternura es también subversiva, porque invierte el orden colocando como primeros a los últimos (Mt 20,16). La ternura vivida hasta el extremo, a la manera de Jesús, tiene repercusiones sociales y políticas y por ello se hace insoportablemente molesta a los que “hacen de su fuerza la norma de la justicia (Sb 2,1-17) y oprimen la verdad con la injusticia (Rm 1,8). la condena de Jesús revela a un Dios no sólo a favor de las víctimas, sino a merced de sus verdugos, en su solidaridad y cercanía con los “sin poder”. Revela no a un Dios impasible, sino vulnerable, para el cual el humano nunca es un atajo. Un Dios que no resuelve nada, pero que sostiene desde dentro en todo y la esperanza emerge como aliento y respiro en las noches oscuras de la violencia y la injusticia, también hoy en nuestro mundo.

Pepa Torres ACJ.

Gracias Señor porque tus brazos abiertos en la cruz son un abrazo grande, de esos que me hacen sentir protegido, a salvo porque no estoy solo. Un abrazo tierno que desata los nudos que llevo dentro. Un abrazo firme, que me sostiene cuando los días se hacen difíciles.  Señor, déjame abrazarte y descansar en tus brazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.