LMC España

Laicos Misioneros Combonianos y ONGD AMANI

Domingo de Resurrección. 01 de abril de 2018

Deja un comentario

Juan 20,1-9
El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.” Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

easter-2706097_960_720

Las mujeres cobran un papel fundamental en los relatos de la Resurrección. Ellas siguieron y sirvieron a Jesús con sus bienes por los caminos de Galilea (Lc 8,1-3) y permanecieron fieles, hasta el final, hasta la cruz. Son testigos, como tantas mujeres hoy, de la permanencia en las situaciones límites, donde lo que toca hacer es estar y acompañar la impotencia y el duelo, hasta que emerja lo inédito. Son testigos de la semilla del amor entregado, que aunque invisible en el útero de la tierra poco a poco va abriendo caminos hacia la luz, rompiendo losas y sepulcros, iluminando lo inédito, porque el Dios de Jesús no es Dios de muertos, sino de vivos. Por eso no es la nostalgia del pasado lo que debe caracterizar la vida cristiana sino el presente como oportunidad y la pasión por la vida como cita obligada para identificar las huellas del Resucitado en nuestro mundo y su memoria tierna y provocadora para nuestras existencias concretas de hoy.

Pepa Torres ACJ

Por muy abatido/a que estés, si sientes una mínima esperanza de encontrar su Amor… ¡corre!.

Signos por el camino te llevarán al Resucitado.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s